El segmento de los deportivos ha vivido -y vive- todo tipo de etapas, pero creemos que todos estaremos de acuerdo en que la década de los 90 padecieron uno de sus puntos álgidos. Claro ejemplo de ello es el BMW M3 E36, uno de los M3 más emblemáticos de todos los tiempos que tuvo versiones tan radicales y especiales como el BMW M3 GT.

BMW M3 E36 GT historia 3/4 posterior

Y es que el deportivo bávaro ha experimentado a lo largo de su vida -y generaciones- diferentes ediciones especiales capaces de resaltar su esencia. Sin lugar a dudas, el M3 GT de BMW entra de lleno en este selecto grupo con una propuesta de lo más atractiva.

BMW M3 GT E36: así era uno de los M3 más radicales de todos los tiempos

Debemos remontarnos concretamente al año 1995 para conocer la historia del M3 GT E36. Como buena edición limitada que era, su producción así lo reflejada con un racionamiento que obligaba a las rotativas de BMW a fabricar tan solo 356 unidades, lo que ayudó a acentuar esa exclusividad latente en el deportivo alemán.

Vídeo: BMW nos cuenta la historia del BMW M3 E30 Johnny Cecotto Edition

A nivel estético -aunque no era lo verdaderamente importante del coche- destaca un alerón de considerables dimensiones, pasos de ruedas ensanchados y defensas más agresivas. Además, tan solo estaba disponible en dos colores: el lustroso verde British Racing Green o o un más insulso -pero igualmente elegante- plateado.

En el interior destacaban los asientos Amaretta de BMW tapizados en cuero verde para ir a juego con el exterior, así como diferentes molduras del habitáculo. También se realizaron diferentes piezas en fibra de carbono, principalmente en la consola central, para ayudar a reducir el peso. Como curiosidad, el BMW M3 GT nunca se fabricó con carrocería berlina; las 356 unidades abandonaron la fábrica de BMW única y exclusivamente como coupé.

BMW M3 E36 GT historia interior

Sin embargo, el apartado mecánico es el más interesante de todos. Por aquel entonces el BMW M3 E36 estándar recurría a un motor de seis cilindros -precursor de la tradición- en línea de 3.0 litros atmosférico capaz de erogar 286 CV de potencia.

Las seis generaciones del BMW M3 juntas por primera vez

Pero el M3 GT se encargó de elevar la potencia hasta los 295 CV y 323 Nm de par, sirviendo así de punto de partida de la evolución que más tarde recibiría ese mismo propulsor para poder alcanzar unos más holgados 321 CV. Además, este motor también se encargó de introducir lo que se conoce como VANOS, un sistema de sincornización variable de válvulas. De esta forma, era posible ofrecer más par y una respuesta del motor más contundente.

El 0 a 100 ocurría en unos impresionantes 5,9 segundos, una cifra que hoy en día sigue siendo propia de vehículos de gran potencia. Su línea roja pasó a situarse a las 7.000 vueltas, dejando un carácter del motor más elástico y alegre, con el objetivo de ofrecer aún más diversión.

Por supuesto, el M3 GT también contaba con importantes mejoras a nivel dinámico, más que nada porque su razón de ser se debe a que BMW tenía que homologar el M3 en las carreras FIA GT. Un alerón más voluminoso, un splitter específico y nuevas tomas de aire que buscaban beneficiar la aerodinámica del deportivo bávaro.

Otro aspecto que hace aún más exclusivo y raro a este M3 es que su producción estaba destinada a Alemania. Con el paso del tiempo, han sido varios los compradores de fuera los que se han hecho con una de las 356 unidades producidas, repartiéndolas por el mundo. Sin embargo, BMW fabricó 126 unidades de lo que se conoce como M3 GT LTW, una edición especial basada en el GT que se comercializó en Estados Unidos.

Si hoy en día queremos hacernos con uno de estos en buenas condiciones, será necesario desembolsar, como mínimo, cerca de 50.000 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.