Para muchos, el BMW M3 E30 es el M3 de los M3, el Santo Grial, un coche de culto que se encargó de crear una nueva estirpe de deportivos. Esto aclamo hacia la primera generación del Serie 3 de BMW ha provocado que su precio en el mercado de ocasión ascienda considerablemente, consiguiendo que incluso una unidad modificada como la que hoy nos ocupa supere el umbral de los 50.000 dólares.

A subasta este BMW M3 E30 Johnny Cecotto de 1989

Y es que es cierto que el Serie 3 E30 ha sido “víctima” de tuneros con dudoso gusto, pero después nos encontramos a marcas como AC Schnitzer, preparador que se encargó de jugar con este BMW M3 que ha sido subastado exactamente por 52.998 dólares.

El BMW M3 E30 modificado que superó los 50.000 dólares

Antes de entrar en materia y de analizar las modificaciones que lleva a sus espaldas este M3, centrémonos en su partida de nacimiento. Se trata de una unidad que abandonó Baviera en el año 1993 y, aunque se desconoce el origen de ciertas piezas, cuenta con las defensas del M3 E30 Evolution.

PRUEBA: BMW M3 E30 Sport Evolution

Además, sus carnes muestran la tonalidad Lachssilber Metallic, un color poco frecuente en los M3 E30 y que hace más especial a este vehículo en concreto a los ojos de mucho. Las llantas de 17 pulgadas corren por cuenta de AC Schnitzer, y se combinan con unos pilotos posteriores oscurecidos y una suspensión firmada por Bilstein.

El habitáculo presenta un volante del preparador alemán, cinturones rojos y un sistema de radio e infoentretenimiento de Alpine. Pero el punto álgido de todo BMW M3 es su motor, y este caso ni iba a ser menos.

BMW M3 E30 modificado trasera

En las entrañas de la primera generación del deportivo alemán se escondía un cuatro cilindros de 2.3 litros atmosférico capaz de rendir 200 CV y 240 Nm de par. Aseguran que esta unidad cuenta con diferentes modificaciones mecánicas que mejoran el rendimiento del tetracilíndrico, aunque no especifican cuánto.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.