Karl Abarth es uno de los grandes personajes que ha dado la historia del automovilismo. Italiano de origen austríaco, inició su carrera en los años 50, elaborando coches de carreras y produciendo diversos componentes mecánicos, hasta convertirse en constructor de vehículos deportivos y de competición a pequeña escala. Pero su gran momento llegó en 1971, cuando FIAT adquirió la compañía Abarth. Y el primer modelo en esta nueva etapa fue el Autobianchi A112 Abarth, del que se cumplen ahora 50 años.

Fiat Abarth 2000 Sport Tipo SE 010 (1967): el spider italiano que dominó las subidas

El Salón de Turín de 1969 fue testigo de una de las novedades más importantes de la industria del automóvil italiana, el Autobianchi A112. Un utilitario fruto del éxito que había cosechado el Mini, aunque el modelo italiano era más refinado, lujoso y ofrecía un interior más espacioso.

Era un vehículo compacto, con tracción anterior, dos puertas y un portón trasero, características que lo convirtieron rápidamente en un ‘best seller’, llegando a acumular largos periodo de espera para adquirir uno. Pero, la versión más interesante del A112 llegaría un poco más tarde.

Autobianchi A112 Abarth, el primer escorpión de la historia

Autobianchi A112 Abarth

Con Abarth ya formando parte de FIAT, en 1971 llegó la versión más deportiva y prestacional del Autobianchi A112, que añadía a la nomenclatura el apellido del constructor ítalo-austriaco. Abarth trabajó sobre todo en el motor para mejorar las prestaciones: aumentó la cilindrada de 903 a 982 centímetros cúbicos y modificó algunos componentes clave.

Además, incorporó un nuevo carburador de doble cuerpo para mejorar la alimentación y favoreció la entrega de par en bajas antes que el aumento de potencia. El resultado fue un motor que ahora producía 58 CV a 6.600 vueltas.

Diseño exclusivo Abarth

Autobianchi A112 Abarth

Las modificaciones de Abarth se extendieron al interior, con un cuadro de instrumentos específico que incluía nuevos relojes más deportivos para el cuentavueltas, la temperatura del aceite o el manómetro, asientos más envolventes y un nuevo volante de tres radios en aluminio con la corona revestida de piel.

Estéticamente, el Autobianchi A112 Abarth solo estaba disponible con una pintura Rosso Corsa con el capó en negro opaco y unas franjas negras en los laterales, luciendo la inscripción Autobianchi Abarth sobre la parrilla frontal.

Un comportamiento ágil y brillante

Autobianchi A112 Abarth

Presentada en el Salón de Turín de 1971, el A112 Abarth ofrecía un comportamiento muy ágil y brillante, con unos consumos que, a veces incluso, eran inferiores que en el A112 convencional. El único inconveniente se producía en algunas ocasiones, cuando el aceite se sobrecalentaba.

Esto hizo que el fabricante italiano introdujera un radiador de aceite en la segunda serie presentada en el Salón de Ginebra de 1973, además de nuevos colores para la carrocería. También se enriqueció el interior, con asientos reclinables con reposacabezas regulables.

A la venta en España este Fiat 131 Abarth Stradale de 1976

La segunda serie introdujo también algunas novedades, como el diseño de la parrilla frontal, donde los cromados fueron sustituidos por plástico negro. Lo mismo ocurrió con los bordes cromados de los faros circulares. Entre el equipamiento opcional, se ofrecía ahora las llantas de aluminio y la luneta posterior térmica.

Nuevas series, hasta 1985

Autobianchi A112 Abarth

En 1975 apareció la tercera serie, cuya novedad más importante fue un nuevo motor de 1.o59 centímetros cúbicos con 70 CV, junto con el primero de 58 CV. Posteriormente, le siguieron nuevas series ya solo con el motor de 70 CV y algunas ligeras modificaciones en la carrocería, convirtiéndose en un coche para cinco pasajeros.

En cuanto a la mecánica, permaneció invariable, salvo el cambio, que pasó de cuatro a cinco relaciones. En 1985 llegó la séptima y última serie, después de 121 mil unidades producidas en casi 15 años. El 10% de todos los Autobianchi A112 producidos fueron bajo el sello de Abarth.

Participación en la competición

El A112 Abarth tuvo también una participación importante en el mundo de la competición, especialmente, en los rallyes. El Grupo FIAT decidió crear un campeonato exclusivo para el Autobianchi A112 destinado a jóvenes aspirantes a piloto. La transformación del coche para esta competición no era costosa y muchos jóvenes pilotos escogieron este camino para demostrar sus capacidades al volante.

Así nació el Trofreo A112, con carreras en Italia y también internacionales, que se convirtió en una plataforma para promocionar el coche y, sobre todo, un arma para hacer crecer a jóvenes pilotos. Por el volante de la Autobianchi A112 Abarth han pasado pilotos de la talla de Cinotto, Caneva o Bettega, entre otros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.