Tendemos a pensar que la electrificación de los vehículos es algo moderno pero, por mucho que ahora esté de moda y parezca que va a ser la realidad imperante, es una tecnología que se lleva probando prácticamente desde la concepción misma del automóvil. Vale que eran intentos poco prácticos, pero la historia del automóvil está llena de ejemplos en los que el resultado fue bastante interesante, como es el caso del Audi 100 Avant quattro Duo.

Audi quattro Spyder (1991): el prototipo de deportivo de motor central de Audi

Fue desarrollado en 1989 como prototipo y debutó en el Salón de Ginebra del año siguiente. Estaba basado en el 100 Avant y, aparentemente, era igual que este salvo por el discreto grafismo situado en el lateral, aunque sus entrañas eran muy novedosas para lo que se estilaba en aquella época.

Audi 100 Avant quattro Duo

Su propulsor principal era un bloque gasolina 2.3 de cinco cilindros y 136 CV, que se asociaba al eje delantero. A éste se sumaba un motor eléctrico de 12,6 CV que mandaba su fuerza al eje trasero y estaba alimentado por batería de níquel-cadmio situada bajo el maletero (se podía cargar en parte con los paneles solares situados en el techo).

Aunque utilizaba los mismos principios que los híbridos enchufables actuales, lo cierto es que su funcionamiento era ligeramente diferente. Circulando con el motor de combustión, el conductor tenía que poner el coche en punto muerto y activar el botón ‘E’ del salpicadero para pasar a modo eléctrico, con el que tenía una autonomía de 38 kilómetros.

Audi 100 Avant quattro Duo

La potencia del bloque eléctrico permitía que se encargara de mover el coche por sí mismo hasta alcanzar los 50 km/h, momento en el que entraba en acción el de gasolina. Ambos actuaban de manera conjunta en situaciones de baja adherencia, sacando el máximo partido a la tracción integral. Además, tampoco faltaba un sistema de frenada regenerativa, que le permitía recuperar algo de energía para la batería.

El Audi 100 Avant quattro Duo fue el inicio del camino para Audi en materia de híbridos enchufables: dos años después llegó una evolución del prototipo y en 1997 se materializó el Duo, el primer PHEV de producción limitada europeo, desarrollado sobre la base del A4 Avant. Éste combinaba un bloque 1.9 turbodiésel de 90 CV con uno eléctrico de 29, mandando ambos su potencia el eje delantero.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.