En la nave A122 de SEAT, donde se conservan y rehacen todos los clásicos de la compañía, se le ha dado vida de nuevo a un icónico coche de carreras de la marca que además es el primer modelo de producción de SEAT en un momento muy señalado para la empresa, ya que este año se conmemora el 70º aniversario de su fundación. Así se fabricó el SEAT 1400 B ‘Monte-Carlo’ para el Rally Monte-Carlo Histórico 2020 celebrado este pasado fin de semana.

SEAT 124 Especial 1800 Gr4: así se construye este icono de competición

“Se trata de una de las primeras unidades del 1400 que compramos y la idea original era hacerlo de serie, pero luego pudimos valorar otras cosas, hubo que hacer completamente la carrocería y como este era un coche elegible para competir en el Rallye Monte-Carlo Histórico (solo pueden inscribirse aquellos coches que compitieron en su momento), comenzamos a trabajar en el proyecto. Lo cierto es que nos hemos divertido haciendo una versión de rallye de un coche que sobre el papel es tan anti rallye, porque es una berlina grande y pesada, con un motor más bien pequeño… pero fueron pasando los días y el coche nos fue sorprendiendo”, explica Isidre López, máximo responsable de SEAT Históricos.

Así se ha fabricado el SEAT 1400 B ‘Monte-Carlo’

Así fabricó SEAT 1400 B ‘Monte-Carlo’

Fabricado por primera vez el 11 de noviembre de 1953, el SEAT 1400 que la marca recompró de nuevo hace siete años pertenece a 1957. Su motor ha sido mejorado incrementando la cilindrada hasta los 1.436 cc (originalmente es de 1.398 cc) y se ha aumentado la compresión hasta los 9,5 a 1. También se ha optimizado el funcionamiento de los cuatro carburadores Weber, lo que ha contribuido a que pasara de los 47 CV originales a unos más que suficientes 88 CV que permiten al SEAT 1400 B ‘Monte-Carlo’ alcanzar los 135 km/h de máxima.

Por otro lado, los ingenieros de SEAT han trabajado en la carrocería y su refuerzo. Aunque se han conservado los materiales y formas, ha sido instalada una completa jaula de seguridad que aumenta la rigidez estructural, y se ha aligerado y reforzado la carrocería con placas, chapas y soldadura extra. “Partimos de 1.150 kg de origen, que era lo que pesaba la unidad más lujosa y mejor equipada del 1400, pero ahora lo hemos dejado en 1.075 kg sencillamente prescindiendo de todo lo superfluo”, explica Isidre.

Así fabricó SEAT 1400 B ‘Monte-Carlo’

Esta reducción de peso ha sido posible gracias a puertas más ligeras, ventanas de policarbonato en lugar de cristal, la luna trasera también de policarbonato y los asientos originales han sido reemplazados por unos baquets ligeros. Gracias a estas modificaciones, se ha logrado un reparto de pesos del 51% en el eje delantero y del 49% en el trasero.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.