Numerosas empresas del sector de la energía y de la automoción, así como de I+D, andan trabajando en un objetivo común: la descarbonización del transporte. En el camino para alcanzar ese fin, existen varias opciones. Ya estamos viendo el desarrollo del coche eléctrico, pero también otras fórmulas como el hidrógeno. Ahora, surge una nueva solución: el amoniaco podría ser una buena alternativa al hidrógeno por ser más limpio y eficiente.

La descarbonización del transporte es necesaria si se quieren conseguir los objetivos climáticos fijados por la Unión Europea en las próximas décadas. Especialmente, el transporte de vehículos pesados. Y una empresa estadounidense ha desarrollado un camión que funciona con amoniaco y es cinco veces más eficiente que los eléctricos y tres veces más que los de pilo de combustible de hidrógeno.

El amoniaco podría ser una buena alternativa al hidrógeno por ser más limpio y eficiente

Esa empresa es Amogy, especializada en soluciones de movilidad sostenible y que cuenta con Amazon ente su grupo de inversores. Según AutoBild, esta compañía ha terminado con éxito la tercera fase de un proyecto que empezó con la instalación de su tecnología de conversión de amoníaco en energía en un dron de 5 kW y, posteriormente, en un tractor de 300 kW.

Descubren un sistema que puede salvar el motor diésel, gracias al hidrógeno

Esa tercera fase ha consistido en probar un semirremolque propulsado por amoníaco, con capacidad para almacenar hasta 900 kWh de energía eléctrica neta en varios depósitos que apenas necesitan menos de ocho minutos para recargarse. Esto es, más o menos, el mismo tiempo que tarda en recargar un coche de pila de combustible, como el Toyota Mirai, y mucho menos de lo que tarda en hacerlo un coche eléctrico.

Una opción más eficiente

Amoniaco

Durante las pruebas realizadas en el campus de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York, el camión de amoniaco de Amogy demostró un elevado nivel de eficiencia y está prevista una segunda prueba a gran escala para final de mes, para demostrar el rendimiento del vehículo en diversas condiciones operativas del mundo real.

Según algunos informes europeos, el 23% de las emisiones totales de CO2 proceden del transporte pesado, por eso las políticas europeas anticontaminación ponen el foco en este sector para avanzar en la descarbonización. El problema para que los camiones eléctricos sean una alternativa real es la autonomía y los tiempos de recarga para satisfacer las necesidades del transporte por carretera.

Una estudiante descubre la batería eterna que se recarga infinitas veces ¡por casualidad!

De ahí la importancia del amoniaco como combustible alternativo ideal y accesible, ya que, además de recargar las baterías en mucho menos tiempo, se trata de un producto básico mundial, del que se producen 200 millones de toneladas anualmente.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.