Durante las primeras dos décadas del siglo pasado, los coches no se caracterizaban precisamente por sus diseños aerodinámicos, sus formas sinuosas y sus carrocerías redondeadas. Lejos de esto, los vehículos que ahora superan los 100 años de antigüedad tenían un diseño más cuadrado, sin parabrisas ni techo, y con superficies planas que actuaban más como un freno aerodinámico que como un elemento que ayudara a fluir el aire. Mientras tanto, el A.L.F.A. 40/60 HP de 1914 fue creado como un estudio de la ciencia de la aerodinámica.

Quadrifoglio d’Oro: así era el emblema de los Alfa más lujosos

Pero pongámonos en contexto. A principios de la década de 1910, cuando A.L.F.A. aún no era conocida como Alfa Romeo (lo haría a partir de 1920, cuando se consolidó la fusión con la compañía de Nicola Romeo), el fabricante italiano lanzó un modelo denominado 40/60 HP, un pequeño coche de calle de apenas 3,2 metros de longitud que estaba equipado con un motor de cuatro cilindros en serie y 6.082 cc con una potencia de 70 CV con el que lograba una velocidad máxima 125 km/h.

A.L.F.A. 40-60 HP Corsa
A.L.F.A. 40-60 HP Corsa (1913)

También existía una variante de competición, el denominado A.L.F.A. 40/60 HP Corsa, con una potencia de 73 CV y una velocidad máxima de 137 km/h. Pero estos dos vehículos estaban construidos sobre el mismo bastidor con estriberas y ballestas, con una carrocería de tipo torpedo con una gran parrilla vertical delantera, un largo capó donde se alojaba el motor y del que nacía el sistema de escape y una cabina en la parte posterior, donde los dos pasajeros viajaban totalmente desprotegidos ante la ausencia de parabrisas. El único elemento aerodinámico era la elevación del principio del capó para alojar el volante y los instrumentos.

A.L.F.A. 40/60 HP: el estudio de la aerodinámica en 1914

Ante el potencial de un vehículo como el A.L.F.A. 40/60 HP, el conde Mario Ricotti encargó a A.L.F.A. y a Carrozzeria Castagna la elaboración de una carrocería cubierta con un interior espacioso. El resultado fue bautizado como 40/60 HP Aerodinamica en 1914, un estudio que buscaba experimentar con las formas fluidas y suaves que permitieran el flujo del aire oponiendo la menor resistencia posible.

A.L.F.A. 40-60 HP Aerodinamica 1914
A.L.F.A. 40-60 HP Aerodinamica (1914)

La carrocería estaba desarrollada completamente en aluminio y tenía forma de lágrima. A cada lado había dos puertas (una en el lateral izquierdo), y tres ventanas redondas junto a una cuarta de forma triangular en la sección posterior. Delante, una amplia luna otorgaba al conductor una visión panorámica del exterior, aunque el puesto de conducción aún se encontraba alejado del frontal.

El exterior fue decorado con guardabarros planos individuales para cada rueda, faros redondos en el frontal, marcos para las puertas y las ventanas en aluminio, y unas llantas de color rojo. En el frontal se conservaba la abertura original para la parrilla, desde donde el motor obtenía aire y se refrigeraba en movimiento. Mientras tanto, el interior podía alojar hasta a cinco pasajeros y había espacio suficiente para viajar con equipaje y protegidos frente los elementos.

La aerodinámica al servicio de las prestaciones

A.L.F.A. 40-60 HP Aerodinamica 1914
A.L.F.A. 40-60 HP Aerodinamica (1914)

Este innovador vehículo, que podría ser considerado como uno de los ancestros de los monovolúmenes actuales, recordaba indudablemente a los carruajes tirados por caballos que aún convivían por las calles de las grandes ciudades a principios del siglo XX, entre peatones y los primeros coches a motor. Sin embargo, detrás de su diseño se esconde un gran estudio de la aerodinámica que ayudaría a mejorar en esta ciencia dentro de la industria del automóvil.

Tan efectivo fue el diseño del A.L.F.A. 40/60 HP Aerodinamica de 1914 que, aunque conservaba el mismo motor de cuatro cilindros, 8 válvulas, doble árbol de levas y carburador con 70 CV de potencia, la velocidad máxima pasó de los 125 km/h originales a los 139 km/h. Esta mejora permitía que la versión cerrada del 40/60 HP de calle fuera más rápida que el 40/60 HP Corsa de 73 CV.

Alfa Romeo Matta, el abuelo del Stelvio

Una vez concluida la Primera Guerra Mundial y consolidada la fusión entre A.L.F.A. y Società Anonima Nicola Romeo (que daría como resultado Alfa Romeo Spa en 1920), el motor del 40-60 HP Corsa evolucionó hasta los 82 CV de potencia y llegó a los 150 km/h de velocidad máxima, dejando atrás el registro del 40/60 HP Aerodinamica de 1914, un vehículo innovador de principios del siglo XX.

A.L.F.A. 40-60 HP Aerodinamica (1914)

A.L.F.A. 40-60 HP Corsa (1913)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.