La transición hacia la movilidad eléctrica va a llevar tiempo y, durante el proceso, cualquier invento que facilite poder continuar usando los vehículos de combustión será de gran ayuda para la industria. Puede que el hallazgo del Illinois Institute of Technology sea uno de ellos: han desarrollado una tecnología que permitiría que, con solo una actualización de software, los coches diésel puedan funcionar con combustibles alternativos.

Vídeo: unos ladrones roban 3.785 litros de diésel en una gasolinera

La Profesora Asociada Carrie Hall ha sido quien ha liderado el proyecto, creando un modelo computacional que permite a los bloques de gasóleo funcionar con otros combustibles, teniendo en mente sobre todo los biocombustibles.

Ahora bien, no es algo sencillo porque la combustión en un motor térmico depende de muchos factores para ser óptima (el tiempo de la combustión, la mezcla, etc.), así que se necesita mucha información inmediata para poder llevar a cabo el proceso de la manera más eficiente.

“Las cosas que suceden dentro del cilindro del motor son realmente difíciles de medir de forma económica. Entonces, lo que estamos tratando de hacer es tomar la información que obtenemos de sensores más simples y económicos que están fuera del cilindro del motor donde ocurre la combustión y a partir de ahí diagnosticar lo que sucede dentro del motor”, apunta Hall.

19 coches diésel con etiqueta ECO

Y señala que “dado que nos estamos enfocando en una actualización de software, alguien puede ponerlo en su vehículo sin incurrir en muchos costes adicionales. Realmente no tendrán que cambiar el hardware de su vehículo”.

La investigadora cree que este tipo de tecnología será muy útil en la transición eléctrica, pues facilitará que los vehículos de combustión que se mantengan puedan utilizar un amplio surtido de combustibles para adaptarse en función de los precios, la demanda, etc.

“Se anticipa que, dado que los vehículos eléctricos irán siendo más comunes para los automóviles de pasajeros en los Estados Unidos, habrá mucha gasolina que no se usará. Esa gasolina se puede usar en vehículos más pesados. Es una estrategia que aún se está explorando. Fabricar motores lo suficientemente inteligentes como para utilizar una gama más amplia de combustibles también abre la puerta a otras posibilidades, como el uso de combustibles con emisiones de carbono neutrales o negativas”, explica.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.