El Porsche 911 Dakar fue uno de los protagonistas automovilísticos de 2022 y parece un hecho que también dará que hablar durante el presente curso. La compañía alemana ha tenido a bien dejárselo probar a Walter Röhrl y, de paso, le han preguntado tanto por él, como por su carrera y por qué no llegó a correr en el París-Dakar.

El piloto señala que es la mayor locura que ha hecho Porsche desde que lanzó el Cayenne, aunque admite que “hoy queda claro que fue una decisión inteligente. Lo mismo sucederá con el 911 Dakar, que, sorprendentemente, ya es una realidad”.

¿Por qué el Porsche 911 Dakar no fue llamado Porsche 911 Safari?

Le sorprende por el concepto, ya que cuando probó en 2012 el 911 Vision Safari, pensó que un coche así era ideal, pero no creí que fueran a hacerlo realidad: “Como piloto de rallyes, estaba encantado porque era un auténtico deportivo Porsche que te permitía conducir por todo tipo de superficies”.

Walter Röhrl Porsche 911 Dakar

Röhrl pudo probarlo a principios de 2022 en Suecia, donde dio buena cuenta del modo Rallye que incorpora el modelo: “En él, el sistema de tracción da prevalencia al eje trasero, lo que elimina el subviraje y permite que la zaga deslice. Por otra parte, al levantar el pie del acelerador se produce un efecto de frenado relativamente intenso en la parte posterior que ayuda al coche a girar ligeramente en la curva, algo que es de gran ayuda para el conductor inexperto que quiera conducir de lado. Gracias a este nuevo modo de conducción, ir de costado es un juego de niños, especialmente sobre terreno suelto”.

El piloto sabe muy bien lo que es ir de lado, así que la gente de Porsche le preguntó si es buena idea que a lo largo de la historia del Porsche 911 haya tantos versiones de tracción integral, cuando su configuración clásica era de tracción trasera.

Walter Röhrl Porsche 911 Dakar

Walter es meridiano al respecto: “Sí. Porque la llegada de los motores turbo ha aumentado las prestaciones de forma notable. Y con cuatro ruedas motrices, el conductor medio circula con más seguridad. Al 911 de tracción trasera había que darle un cierto carácter subvirador para facilitar la conducción, sin embargo, con la tracción total es posible explorar los límites de la física con un riesgo mucho más bajo de que la trasera quiera adelantarte. Creo que esto es positivo”.

De hecho, señala que participó en el desarrollo del 911 Turbo de la generación 993, que en principio iba a ser trasera, a lo que dijo a la marca que estaban locos, que debía ser 4×4. “Cuando haces un vehículo para la gente normal, tiene que tener un carácter amable. Y con la potencia de un Porsche Turbo, la tracción integral es necesaria para facilitar la conducción”, explica.

Walter Röhrl Porsche 911 Dakar

Por último, también le cuestionaron sobre porque, siendo un icono de los rallyes, nunca se había animado a correr un París-Dakar. La respuesta corta es que considera que no es una competición hecha para él, que lo ve como “una aventura repleta de incertidumbre”.

“Los pilotos suben a las dunas con los coches y, al llegar a la cresta, no saben lo que hay detrás. Eso no va conmigo. En la década de 1990 me hicieron una oferta para correr el Dakar que, de haberla aceptado, me hubiera permitido ganar el mismo dinero que en toda una temporada del mundial de rallyes. Les dije que no lo haría ni aunque pusieran sobre la mesa una cantidad diez veces mayor”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.