John Owen, hijo de Sir Alfred Owen, industrial y propietario original de BRM, tenía 10 años cuando escuchó por primera vez el gemido único de este motor de 600 CV. Owen ha decidido devolver a la vida el motor después de encargar la construcción de tres BRM Type 15 (conocidos como BRM P15 V16 Mk1). Los coches se fabricarán utilizando chasis sobrantes y esquemas detallados. Y también se incluirán motores V16 nuevos. Así suena el motor BRM V16 Grand Prix de Fórmula 1 de la década de 1950.

La historia de Ferdinand Piëch y el motor W que dibujó en un sobre

El motor que escupe llamaradas de fuego y ensordece la localidad de Lincolnshire (Reino Unido) no es uno de estos nuevos propulsores. En realidad, se trata del V16 sobrealimentado de 1.5 litros que restauró hace más de dos décadas la empresa de ingeniería Hall and Hall. Los socios técnicos de BRM devolvió a la vida uno de los motores más complejos de la época, compuesto por 36.000 piezas de ingeniería de precisión diseñadas para acelerar hasta las 12.000 rpm.

Así vuelve a la vida el motor BRM V16 Grand Prix de Fórmula 1

“No queríamos presionar demasiado al banco de pruebas”, dijo Martin Smith, técnico jefe de motores de la compañía. “Pero, aún así, estimamos que obtuvimos alrededor de 550 CV a 10.000 rpm y 2.5 psi (0,2 Bar), lo cual es un gran paso adelante a medida que continuamos construyendo nuestra experiencia y comprensión de este asombroso motor”.

El primero de los tres Type 15 que se fabricarán irá a manos de la propia familia Owen. Se espera que sea presentado en público a finales de este año. En cuanto al motor original, según informan desde Driving.co.uk, se unirá a un chasis y hay muchas posibilidades de que lo veamos en funcionamiento de nuevo en eventos históricos.

Los BRM Type 15 originales se construyeron para competir contra los equipos italianos y alemanes de Fórmula 1 de la posguerra. Estos monoplazas fueron pilotados por figuras como Juan Manuel Fangio y José Froilán González. El motor V16 no era fiable al principio y fue muy difícil de dominar. En palabras de Fangio: “El BRM fue realmente difícil de pilotar porque por debajo de las 7.000 rpm parecía no haber potencia en absoluto, pero a 7.200 rpm había tanta potencia y par que era increíble”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.