En un museo o en una pista de carreras es el único lugar en el que podrás encontrar un Fórmula 1. Al menos legalmente, ya que también forman parte de colecciones privadas cuyos propietarios se pueden sentir tentados de salir a la calle a los mandos de su propio monoplaza. Esto es lo que ha ocurrido recientemente en la República Checa, cuando algunos conductores fueron testigos de un misterioso Fórmula 1 rodando por una autopista.

No forma parte del rodaje de la nueva película de ‘Fast & Furious’ ni de un evento organizado por la F1. Es algo ilegal que tan solo un acaudalado coleccionista de coches podría llevar a cabo. De hecho, no es la primera vez que este propietario decide salir a rodar con su Fórmula 1 por una autopista pública de la República Checa, ya que en el pasado ha sido avistado hasta en otras dos ocasiones.

Un misterioso Fórmula 1 rodando por una autopista checa

Según hemos podido saber, este monoplaza es en realidad un GP2, concretamente un Dallara GP2/08 que no es legal para su uso en carretera. Está decorado como un coche de F1 de Ferrari, concretamente un F2004 como el que pilotó Michael Schumacher en 2004 y con el que consiguió su séptimo título mundial. De hecho, se cree que el número 7 que luce el coche es una referencia a los siete campeonatos conseguidos por el alemán, ya que entre 1990 y 2009 ningún piloto de Ferrari lució este dorsal.

Cazado un Porsche 911 a casi 300 km/h por la AP-6 en Segovia

Dallara construyó el GP2/08 entre 2008 y 2010, y está equipado con un motor V8 de 4.0 litros y aspiración natural de origen Renault que suena tan bien como un Fórmula 1. Tiene algo más de 600 CV de potencia y está ligado a un cambio semiautomático Hewland de seis velocidades que envía toda la potencia al tren trasero. En los vídeos que acompañan a este artículo lo verás circulando junto a coches de la talla de Corvette, Lamborghini Aventador e incluso un Bugatti Chiron (prueba). Y gracias a sus 688 kilos de peso, puede plantarle cara a cualquiera de ellos.

misterioso formula 1 rodando autopista checa

Se ha informado de que esta no es la primera vez que el misterioso Fórmula 1 sale a rodar por las carreteras checas. Hace algunos años ya fue avistado y la Policía checa pidió ayuda para identificar al conductor. El propietario esquivó las posibles denuncias al no poder ser identificado por el casco. En 2019 volvería a aparecer y no lograron darle caza. Y todo apunta a que en 2022 las autoridades tampoco tendrán éxito.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.