“La forma debe seguir a la emoción”, que no a la función. Eso dice el hombre que, hace 50 años, revolucionó el aspecto que debían tener los superdeportivos. Con esta frase da inicio un interesantísimo vídeo en el que Marcello Gandini, diseñador del Lamborghini Countach, habla sobre su modelo. Publicado por la propia marca italiana, que mañana presentará una nueva versión del mito coincidiendo con su medio siglo, sirve para meterse durante unos minutos en la mente de este genio de las líneas angulosas y rotundas.

En los cuatro minutos que dura esta pequeña entrevista, el italiano habla de muchas cosas, con un estilo pausado y reflexivo. Cuenta, por ejemplo, cómo, al imaginar este Lamborghini, se sintió muy inspirado por la exploración espacial, que entonces se encontraba en su apogeo. Y, casi en la misma frase, lo liga con las leyendas griegas, en las que Prometeo ofrece el fuego de los dioses a los hombres.

En una nota algo más terrenal, recuerda que, en la presentación en el Salón de Ginebra de 1971, una marabunta de periodistas se reunió para ver el Countach (prueba). Por una parte, por la expectación que generaba, sí… pero también porque el prototipo no acababa de aparecer. Por aquel entonces, se podía entrar con el coche en marcha a los salones del automóvil. Y, aunque no explica cuál fue el problema exactamente, se puede leer entre líneas que, por algún motivo, no eran capaces de arrancarlo.

“Todos deberían saber que un vehículo, aunque sea un prototipo no funcionante, adquiere una forma completamente distinta cuando empieza a moverse. Mientras está parado, es una imagen estática, una fotografía. Pero, si avanza, se convierte en un holograma, como si se vieran las partes visibles, y también las que no lo están. Porque el ojo y el cerebro registran vistas diferentes a cada instante, y son capaces de extraer un complejo de volúmenes incluso donde no se ve. El movimiento obra ese pequeño milagro”, apunta este hombre de 82 años, en otra de las perlas que nos deja el vídeo.

Marcello Gandini Countach 2

¿Y qué es, para él, lo que hace especial a los coches? ¿Lo que los ha convertido en algo tan icónico del siglo XX y lo que va del XXI? Pues, según Marcello Gandini, diseñador del Lamborghini Countach (y del Miura, y del primer BMW Serie 5, y del Lancia Stratos, y del Renault Supercinco…), que son “al mismo tiempo una alfombra voladora y una casa”. Nada más que añadir.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.