Decantarse por un vehículo de ocasión puede estar motivado por varias razones, destacando la de realizar un desembolso mucho menor que si se lleva a cabo una compra nueva. En otros casos es la única posibilidad de hacerse con un vehículo que ha dejado de fabricarse, pero cuando hablamos de comprar un BMW Serie 1 de segunda mano, se produce una combinación de diversos factores.

Y es que el BMW dista mucho de ser un modelo descatalogado, porque, de hecho, ha estrenado una nueva generación hace relativamente poco. Sin embargo, la gran cantidad de diferencias que existen entre ésta y su predecesora son muy acusadas en ciertos aspectos, casi hasta el punto de hablar de dos coches distintos.

Y es que, hoy por hoy, si quieres conducir una variante del compacto que mantenga la característica tracción trasera de la marca, no hay más opción que la de hacerse con un Serie 1 de segunda mano. El fabricante ha optado por pasarse a la delantera, eliminando uno de los aspectos más diferenciadores del modelo, en gran parte para reducir costes, puesto que utiliza la misma plataforma que otros automóviles tanto de la casa, como el BMW X1, como del grupo, como es el caso de los MINI.

BMW Serie 1 de segunda mano

Es el aspecto clave a la hora de diferenciar un BMW Serie 1 nuevo de uno de ocasión pero, como es lógico, no es el único.

Aunque como parte de la evolución, todos los coches suelen ir mejorando, por el camino también pueden perder rasgos que resultaran interesantes. En lo que respecta al alemán, se trata de sus variantes de acceso, las 114i y 114d, que en la nueva gama han sido eliminadas, arrancando en el 116d de 116 CV.

Estas dos versiones eran el paso de entrada a la gama del modelo, contando el 114i con un motor gasolina 1.6 de 102 CV de potencia, acelerando de 0 a 100 km/h en 11 segundos y llegando hasta los 195 km/h. El 114d, por su parte, montaba un bloque de gasóleo 1.6 tetracilíndrico de 95 CV, que hacía el 0-100 km/h en 12,2 segundos y tenía su velocidad punta en los 185 km/h.

BMW Serie 1 de segunda mano

Hacerse con alguna de estas dos versiones solo es posible en el mercado de segunda mano donde, además (y como ya hacían al salir del concesionario), son las variantes del BMW Serie 1 usado más asequibles para el bolsillo.

Es un modelo que ha gozado de buenas ventas durante toda su vida comercial, por lo que no cuesta nada encontrar unidades de segunda mano en cualquier buscador, en muy diversa condición, con kilometrajes que superan incluso los 300.000 kilómetros, motores de todo tipo (aunque predominan los diésel) y una horquilla de precios realmente amplia, que va desde los 3.000 euros hasta más de los 35.000.

Mención aparte merecen las escasas unidades que hay del BMW Serie 1 M140i de ocasión, el tope de gama del modelo, con 340 CV y, eso sí, precios que se acercan a los 40.000 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.