Vaydor Supercar: artesanal y económico

Tener un superdeportivo, es una cuestión de bolsillos holgados, y quienes no pueden permitirse uno pero no se conforman con réplicas que van desde las más decepcionantes hasta las difícilmente distinguibles de un original -que las hay, no es broma– apuestan por construirse uno propio. Éste es el caso de Matt McEntergart, que con paciencia, ingenio, y un Infiniti G35 como donante, creo el Vaydor Supercar, una pieza de arte para el deleite de los que no les sobra el dinero o impacientes por las listas de espera; desde luego, también se volvió algo comercial.

La construcción, como se menciona, parte del Infiniti G35 Coupé (modelo del 2003 al 2007), el cual provee un 90 por ciento de los componentes (incluyendo los frenos con ABS o el control de tracción) a ser utilizados reduciendo el precio por la transformación.

Vaydor Supercar (3)

El trabajo de carrocería -caracterizada por su espesor y resistencia- está realizado totalmente a mano y hecho por profesionales de la industria marítima. Maletero, capó y puertas (con apertura de tijera en el caso de la versión coupé) son de metal laminado.

Mecánicamente no tiene diferencias marcadas, pues el motor (6 cilindros en V de 3,5 litros, código VQ35DE) y la transmisión manual de seis velocidades, son de origen Nissan/Infiniti y no hay mayor información sobre sus prestaciones. De igual modo, existe una versión totalmente eléctrica que fue presentada en 2013 y también se ofrece un paquete motriz que incluye el bloque V8 LS1 del Chevrolet Camaro, dato conforme a su página de Facebook. Con esto puede uno suponer que tendrá mejores prestaciones, ¿será así?

El Vaydor Supercar no será el más veloz de los deportivos, pero sí lo suficientemente agresivo como para que Jared Leto sea visto al conducirlo en “Batman: Suicide Squad¡Exacto, el coche del Joker!, o al menos, eso indican las filtraciones difundidas en Jalopnik. Quien lo prefiera para andar a cielo abierto, también puede tener su ración en sabor convertible, como este ejemplar presentado en el SEMA del 2014.

A día de hoy, existen pocas unidades construidas y su precio depende plenamente de las opciones -entre 30.000 o 50.000 dólares-, no obstante, un ejemplar terminado fue vendido en eBay recientemente por valor de 105.000 dólares; su dueño afirma que vale cada centavo pagado por él.

¿Alguno de ustedes se pagaría cincuenta mil dólares estadounidenses por un superdeportivo como este? Tiene lo necesario como para distinguirse y nada que envidiar en aspecto a las marcas prestigiosas; de una u otra manera, el Vaydor Supercar es toda una obra de arte.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.