En 2017, un devastador huracán arrasó la zona de Port Aransas, en Texas, causando inundaciones catastróficas y daños notables, aunque, afortunadamente, no hubo pérdidas humanas. Este desastre permitió a una ingeniera inventar un sistema para proteger los coches ante inundaciones, llamado ClimaGuard.

A veces, las mejores ideas ocurren en los peores momentos. Eso le pasó a la ingeniera Rahel Abraham, tras el huracán de 2017 que azotó Texas, creando la empresa ClimaGuard para producir un sistema hecho de materiales resistentes e impermeables para proteger los coches y otros objetos cuando se produce una fuerte inundación.

Un sistema para proteger los coches ante inundaciones

sistema para proteger los coches ante inundaciones

En aquel huracán, Abraham perdió su Infiniti G35 2008 por los daños causados por el agua, así como otros objetos de valor, como una colección de obras de arte de un amigo suyo, enfermo de cáncer. Mientras ella y sus vecinos se encargaban de las labores de limpieza de la zona, pensó en inventar algo para proteger sus objetos más valiosos ante situaciones como esta.

Transforma su Infiniti G35 Coupe en un Nissan GT-R

Ese mismo año, los huracanes Irma y María golpearon fuerte la zona y las comunidades afectadas perdieron alrededor de un millón de automóviles. En ese momento, decidí que, si no creaba una opción para proteger las comunidades propensas a las inundaciones, estas pérdidas totales en las zonas afectadas continuarían ocurriendo”.

Un sistema fácil de instalar

Abraham pensó en un sistema que debía ser fácil de manejar por una sola persona, con unas correas de anclaje resistentes y con materiales de calidad. Después de meses de trabajo, la ingeniera y su equipo crearon un protocolo de pruebas para encontrar los materiales más resistentes, con un rendimiento óptimo y que fueran asequibles.

Descubrieron que algunos materiales se pelaban al hundirse en el agua, envejecían rápidamente bajo diferentes condiciones climáticas simuladas y eran demasiado pesados. El funcionamiento del sistema ClimaGuard es muy sencillo: el coche se cubre por una especie de bolsa gigante elaborada con un material ultra resistente y hace que el vehículo flote, como se aprecia en el vídeo de demostración de la propia página web. El sistema se vende en tres tamaños diferentes a partir de 399 dólares, pesa unos 13 Kg y se puede almacenar fácilmente en una bolsa de lona compacta.

Fuente: The Drive

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.