El Toyota GR Yaris ha sido una de las mejores sorpresas del sector del motor en los últimos años, una máquina prácticamente de rallyes para usar en el día a día. Directo de fábrica es un coche sobresaliente, pero siempre hay quienes encuentran la manera de, si no perfeccionar, al menos sí darle su toque a la fórmula. El de Severn Valley Motorsport ha pasado por darle muchos, muchos caballos.

COMPARATIVA: Toyota GR Yaris RZ contra GR Yaris RZ Circuit Pack

Y no es que el precisamente vaya escaso de ellos el Toyota, que de serie consigue su motor 1.6 turbo tricilíndrico entregue 261 CV, pero al lado de la preparación, parecen hasta pocos.

El bloque ha recibido una cantidad ingente de modificaciones, incluyendo algunas como la instalación de una toma de entrada de aire de fibra de carbono, un nuevo turbo híbrido o un sistema de escape específico. El resultado es que ahora desarrolla 500 CV, prácticamente el doble de lo normal.

Por desgracia no se hace referencia a su rendimiento, que lógicamente dejará muy atrás los 5,5 segundos que tarda el GR Yaris estándar en acelerar de 0 a 100 km/h.

Tamaño aumento de potencia viene acompañado de una serie de modificaciones secundarias que aseguran (o al menos lo intentan) que se pueda conducir como es debido.

Lo más destacado es un sistema de frenos carbocerámico que originalmente estaba diseñado para nada menos que un Nissan GT-R, con discos de 400 milímetros mordidos por pinzas amarillas que apenas caben dentro de las llantas, que son unas OZ Racing. Éstas van envueltas en unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 y también se ha instalado una suspensión específica.

Por lo demás, a simple vista se trata de un ejemplar bastante discreto del modelo nipón, pues mantiene el kit de carrocería de serie y solo se ha adornado con unos vinilos negros y amarillos sobre el tono base blanco del coche.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.