A partir de ahora, las estaciones de servicio de Nuevo México (Estados Unidos) tendrán que andarse con mucho ojo a la hora de admitir a sus usuarios. Porque el Tribunal Supremo de este estado acaba de decidir prohibirles la venta de gasolina a conductores borrachos, bajo pena de ser responsables subsidiarias de los accidentes que estos pudieran causar.

Lo ha hecho en respuesta a un recurso presentado en relación un caso ocurrido en 2011. En aquella ocasión, después de adquirir combustible en una gasolinera, el conductor bajo la influencia del alcohol se incorporó a una autopista, donde se saltó la mediana y acabó impactando frontalmente contra otro vehículo, matando a uno de sus ocupantes.

Gasolina a conductores borrachos Nueva Mexico

Según una doctrina legal llamada ‘negligent entrustment’ (o atribución negligente), los dueños de materiales potencialmente peligrosos tienen la obligación de proveerlos solamente a personas competentes para usarlos adecuadamente. Y los juzgados de Nuevo México llevan tiempo adhiriéndose a esta interpretación de la ley. Así, por ejemplo, si el propietario de un vehículo permite que otra persona en estado de embriaguez lo conduzca, es en parte responsable de sus actos.

Ahora, lo que los jueces del Supremo han hecho es extender esa doctrina al combustible como producto potencialmente peligroso. Algo que, apuntan, es consecuente con sus decisiones anteriores. “La gasolina es necesaria para utilizar la mayoría de vehículos hoy en día. Proporcionársela a alguien en estado de ebriedad es igual que darle unas llaves”, escriben los magistrados en su resolución.

Las 13 leyes de circulación más raras e inverosímiles de los EEUU

Eso sí, uno de los miembros del tribunal, la jueza Barbara Vigil, emitió un voto particular en contra. En su escrito, destaca que la venta de alcohol ya está regulada. Y que la prohibición podría tener “enormes consecuencias imprevistas para otros negocios”, como tiendas de recambios para el automóvil o talleres de sustitución de neumáticos. Y es que no se sabe si también ellos estarían sujetos a esta responsabilidad o no.

¿Cuál puede ser el procedimiento?

Vigil, además, apunta que no está claro qué deberían hacer las gasolineras para cerciorarse de que el conductor no está bebido. Máxime, teniendo en cuenta que muchos usan surtidores con pago por tarjeta, con lo que no tratan directamente con ningún empleado. La argumentación también nos lleva a nosotros a preguntarnos si, en el caso de eléctricos e híbridos enchufables, se hará responsables a las compañías eléctricas.

Pero el caso es que Nuevo México no es el primer estado norteamericano en prohibir la venta de gasolina a conductores borrachos. Una medida similar ya está en vigor en Tennessee, según informan medios estadounidenses.

Foto: John Phelan.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.