En Pittsburg, Pennsylvania (Estados Unidos) tuvieron un comienzo de semana un poco más duro y sobre todo raro de lo habitual: un enorme socavón se tragó un autobús de la línea urbana en plena hora punta de la mañana.

En los autobuses de Madrid podrás pagar mediante reconocimiento facial

El incidente tuvo lugar alrededor de las 8 en el cruce entre Penne Avenue y 10th Street, cuando sin previo aviso se abrió un agujero en la calzada que se tragó toda la parte trasera del autobús y también afectando al morro de un Kia. El modelo, perteneciente a la compañía Port Authority, estaba parado en un semáforo en rojo cuando el asfalto se vino abajo, hundiéndose su zaga y dejando el frontal suspendido en el aire.

Por suerte en ese momento solo se encontraban dentro dos personas, el conductor y un pasajero, los dos pudieron salir del autobús sin problemas pero, mientras que el primero salió ileso, el segundo fue trasladado al Allegheny General Hospital para ser tratado por unos dolores en el cuello.

El agujero tiene una profundidad de unos seis metros y estaba soportando la parte más pesada del bus, puesto que es en la zona trasera donde se ubica el motor. Además, estaba apoyado sobre tres líneas eléctricas de importancia, que tuvieron que ser apagadas para poder remolcarlo utilizando grúas sin que hubiera peligro, por lo que algunos negocios de la zona notaron cierta pérdida de potencia eléctrica.

A pesar de sacar el autobús, las autoridades de la ciudad han afirmado que para reparar el socavón por completo serán necesarias entre una y dos semanas.

Fotografías: Phg Public Safety

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.