sebastien-ogier-prueba-formula-1

Sébastien Ogier prueba un Fórmula 1: el Red Bull RB7

Sébastien Ogier ha probado un Fórmula 1, y lo ha hecho gracias a Red Bull, que le ha cedido el RB7 con el que Sebastian Vettel se proclamó campeón en 2011. El francés, que admiraba a Ayrton Senna, se ha tenido que hacer a las velocidades de infarto que alcanza el monoplaza.

La gran mayoría de pilotos sueñan con llegar a la Formula 1, la máxima categoría del automovilismo. Como no podía ser de otra forma, también era la aspiración de Sébastien Ogier tras ver las hazañas de Ayrton Senna en los mejores circuitos del mundo.

Sébastien Ogier prueba un Fórmula 1

Por suerte o por desgracia, más bien por suerte, el cuatro veces campeón del mundo de rallyes tomó un camino diferente que le ha llevado a ser el mejor piloto de su categoría, como demuestra el absoluto dominio en estos últimos años.

Red Bull, patrocinador del francés, ha conseguido que Ogier cumpla su sueño: pilotar un Fórmula 1. Y lo ha hecho a lo grande, con el RB7, el monoplaza con el que Sebastian Vettel se proclamó campeón del mundo en 2011, así como Red Bull, campeón de constructores gracias también al trabajo de Mark Webber. La pista elegida ha sido el Red Bull Ring, el trazado que la marca de bebidas energéticas tiene en Spielberg, Austria.

Ogier ha expresado: “Cuando era niño veía a Ayrton Senna, que era mi ídolo, y soñaba que algún día pudiese probar este tipo de coche”. “Para que un piloto de carreras se divierta, necesita ir rápido, y un coche de Fórmula 1 es el coche más rápido que se puede conducir, por lo que, por supuesto, cada piloto de carreras quiere sentir esto”.

La experiencia al volante es totalmente diferente a la de conducir un WRC. Pero para afrontar el reto de conducir un Fórmula 1, Sébastien Ogier ha contado con David Coulthard. Y es que el RB7 puede alcanzar la velocidad máxima de 325 km/h y las fuerzas G a las que tiene que hacer frente un piloto superan las 4,5 G. El asesor ha manifestado: “En los rallyes estás acostumbrado a tener un mayor espacio en el cockpit, mientras que un F1 es mucho más compacto y hostil”.

Sébastien Ogier prueba un Fórmula 1

El de Ogier no ha sido el primer intercambio, porque en su día Carlos Sainz probó un monoplaza de Fórmula 1, lo mismo que Sébastien Loeb. Hace escasos meses fue Jorge Lorenzo el que pilotó el Mercedes W05 de Fórmula 1. Pero la cosa no se queda aquí, porque fue Fernando Alonso el que probó un Grupo B y más recientemente una Honda de MotoGP.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies