John Fitzgerald Kennedy fue el 35º presidente de los Estados Unidos, pero su andadura en la Casa Blanca se vio truncada cuando fue asesinado en 1963. Durante el tiempo que duró su mandato fueron varios los coches que empleó y, ahora, dos de los Lincoln Continental que usó serán subastados en Nueva York.

A subasta este Honda NSX Zanardi Edition de 1999

El primero de ellos es un Lincoln Continental blanco de 1963 bautizado como ‘Limo One’. Fue el vehículo que Kennedy usó la misma mañana de su asesinato en Fort Worth, Texas. El coche fue utilizado para llevar al presidente y a su mujer hasta el Hotel Texas, donde pronunciaría su último discurso. Desde allí, JKF, Jacqueline Kennedy y John Connally (gobernador de Texas) viajaron hasta la base de la Fuerza Aérea Carswell para coger un vuelo rumbo a Dallas.

Según Bonhams, el Lincoln Continental no era parte de la flota presidencial: fue cedido por Bill Golightly de Golightly Auto Sales. A lo largo de los años ha pasado por el taller en varias ocasiones para cambiar el motor o poner a punto la carrocería; lo único que permanece intacto es el interior de color rojo. Según los organizadores de la subasta tiene un valor estimado que oscilaría entre los 300.000 y los 500.000 dólares (255.000-426.000 euros, según el cambio actual).

Lincoln Continental JFK

La limusina de diario

El segundo modelo que saldrá a la venta es una limusina Lincoln Continental Mark V Executive de 1960 de color negro. Era el coche de diario que el presidente Kennedy empleaba para sus viajes personales por Washington, razón por la que está equipada con puertas a prueba de balas, climatizador o un teléfono con dos vías, entre otros elementos del equipamiento. Igual que en el caso anterior, este Lincoln Continental ha sido completamente restaurado salvo el interior. Su coste aproximado sería un poco inferior al ‘Limo One’ ya que los cálculos apuntan a los 200.000 o 300.000 dólares (170.000-255.000 euros).

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.