Durante la Segunda Guerra Mundial, las unidades paracaidistas y aerotransportadas empezaron a tener un papel determinante, sin embargo, la necesidad de transportar vehículos se convirtió en un problema. Se buscaron soluciones para hacer más sencillo el traslado de tropas y material y el Ministerio del Aire británico la encontró en el Rotabuggy, el Jeep que podía volar a 241 km/h.

Para ello, el Ministerio del Aire británico contrató los servicios el ingeniero Raoul Hafner con el objeto de desarrollar un planeador monoplaza con un rotor de autogiro para frenar la caída gracias a las corrientes de aire. Basado en el éxito de este invento, inició, en 1943, los trabajos para crear Rotabuggy, el Jeep de los aires.

Rotabuggy, el Jeep que podía volar a 241 km/h

Rotabuggy Jeep

Para lograr su objetivo, Hafner se inspiró en el autogiro creado por el ingeniero español Juan de la Cierva. Tomó como base el polivalente Jeep Willys Truck 4x4, que ya estaba demostrando sus virtudes en los ejércitos del bando aliado. Le añadió un rotor de dos aspas de 14,22 metros de diámetro y un timón de cola y dos estabilizadores parecidos a los de un avión. Se colocaron puertas de hechas con material acrílico ligero a ambos lados del puesto del piloto/conductor.

PRUEBA: Jeep Willys MB (1941)

De hecho, el Rotabuggy estaba pintado con los tonos de camuflaje y la escarapela de la Royal Air Force y llevaba la ‘P’ que distinguía a los prototipos de la fuerza aérea británica. En total este vehículo pesaba 1.411 Kg, de los cuales 948 Kg correspondían al Jeep y el resto al rotor y al fuselaje. El diseño de Raoul Hafner preveía una velocidad máxima de 241 Km/h y una velocidad mínima de despegue y aterrizaje de 58 Km/h.

A prueba de aterrizajes bruscos

El Jeep Rotabuggy estaba pensado para ser remolcado por un avión hasta su objetivo. Una vez ahí, este automóvil volante debía descender suavemente hasta llegar a tierra, de un modo similar a un helicóptero. De todos modos, podía resistir un aterrizaje brusco: entre las pruebas a las que se sometió estaba una caída desde 2,35 metros, en la que no sufrió ningún daño.

Se probaron sus prestaciones en el despegue tirado por un camión, alcanzando una velocidad de planeo de 72 Km/h. Ya en el aire, tras varios ensayos. acabó logrando resultados satisfactorios con un bombardero Whitley A.W. 38 como avión tractor. Sin embargo, el desarrollo de planeadores capaces de transportar vehículos pesados acabó por frenar este proyecto de Jeep de altos vuelos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.