Robar un coche de un concesionario a plena luz del día es arriesgado, pero en este caso concreto tuvo incluso un giro inesperado que agravó la situación: había una persona durmiendo dentro del coche cuando ocurrieron los hechos.

Tuvo lugar en Ohio, Estados Unidos, concretamente en Findlay, en el concesionario Taylor Hyundai. Dos personas acudieron para vender su coche y, mientras una de ellas estaba llevando a cabo las gestiones, la segunda, de 19 años de edad, se encontraba en los asientos traseros del coche.

Sin embargo, cuando el ladrón, Justin Vaughn, de 31 años, se metió en el Audi y saliendo huyendo con él, no se percató del detalle.

El dueño del vehículo fue capaz de localizar el coche y, además, contaron con la ayuda del pasajero, que todavía en los asientos traseros, fue mandando actualizaciones en tiempo real sobre el lugar en el que se encontraban en cada momento.

En su huida, Vaughn se dirigió hacia la localidad de Tiffin, cuyo cuerpo de policía estaba siendo informado sobre su posición. Le vieron en la carretera US 224 a la altura del Tiffin Mercy Hospital pero, cuando le dieron el alto, el ladrón se negó y comenzó su huida.

Diversos coches de policía dieron comienzo a una persecución que terminó en el noroeste de Sycamore tras una maniobra por parte de los vehículos, que consiguieron reducir la velocidad del delincuente hasta detenerlo. El asistente del Sheriff sufrió daños en una mano y tanto el ladrón como la víctima no sufrieron daños de ningún tipo.

Ahora, Vaughn se enfrenta a una serie de cargos penales agravados por el hecho de que hubiera una persona en el coche que robó ya que, a los de robo y huida de la policía se suma también del de secuestro.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.