En pleno 2020 el historial de modelos de competición icónicos y de “pinturas de guerra” reconocibles es más que largo, pero siempre hay alguno que destaca sobre los demás. Cada uno tendrá sus favoritos, pero no se puede negar que el de Castrol es mítico ni que, seguramente, uno de los modelos que lo lucieron con más lustre fue el Castrol TOM’s Racing Toyota Supra.

PRUEBA: Toyota GR Supra

El deportivo, que participó en la categoría Super GT japonesa durante los años 90, desapareció sin dejar rastro y se le perdió la pista. Sin embargo, hace poco que alguien dio con él en un espacio de almacenaje situado en la región de Chungoku, en Japón, donde aparentemente llevada casi dos décadas acumulando polvo.

Castrol TOM’s Racing Toyota Supra

Ha sido el propio equipo original, TOM’s Racing, quien ha decidido restaurar el Toyota para devolverlo al impecable estado en el que estaba en sus momentos de gloria. Para ello han creado un ‘crowfunding’ cuyo objetivo es llegar hasta los 50 millones de yenes (casi 412.000 euros), aunque hay pasos previos:

  • Con 10 millones de yenes (82.000 euros) se llevará a cabo una completa restauración estética tanto del exterior como del interior
  • Con 30 millones de yenes (246.000 euros) se pasará al apartado mecánico para ponerlo a punto y que pueda volverse a conducir
  • Con 50 millones de yenes se volverá a correr con él en circuito

Habrá que esperar para ver si el Castrol TOM’s Racing Toyota Supra vuelve a las pistas (por el momento solo ha recaudado el 2% de lo que piden), lugar al que pertenece desde que a mediados de los 90 se midiera de tú a tú con el Nissan Skyline de la época, tarea para la que la marca nipona optó por prescindir de su característico motor 2JZ, reemplazándolo por el 2.0 3S-GT del Celica WRC, que alcanzaba los 500 CV y los 600 Nm de par máximo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.