No sé si has tenido la suerte de visitar alguna vez una fábrica en la que se producen coches. Es hipnotizante ver cómo funciona todo allí; tan rápido y preciso como un reloj. Da igual si hablamos de hombres o máquinas; todo está perfectamente sincronizado y nada puede fallar.

En la presentación y prueba del Volkswagen Taigo pude recorrer gran parte de la planta que la compañía de Wolfsburgo tiene en Landaben, Navarra. Es allí donde, por primera vez en su historia, se fabrican tres modelos en la misma línea: Polo, T-Cross y el último en llegar, el Taigo. Y es allí, también, donde se dan 1.438 bodas al día. Pero, ¿qué es la boda de un coche?

boda de un Volkswagen Polo en la fábrica de Landaben, Navarra

Se llama así, independientemente del idioma o lugar del mundo donde se sitúe la fábrica, al momento en el que se unen el tren motriz o subchasis con la carrocería. El primero ya tiene, entre otros elementos, el motor, la caja de cambios, el eje delantero, el eje posterior y toda la conducción del escape.

Por su parte, la segunda ya equipa todo el cableado, los revestimientos, el salpicadero, las lunas, el pedialier y los soportes a los que van a ir atornillados los elementos que se van a unir en la boda, especialmente, los soportes del motor y la caja de cambios.

En este vídeo puedes ver una boda de un Bentley, un proceso en el que intervienen personas, a diferencia de la de Volkswagen, que es todo robotizada:

En Navarra, Volkswagen es capaz de producir todos los días 1.438 coches, lo que quiere decir que cada 54,6 segundos sale un automóvil de la línea de producción; una velocidad realmente alta que pocas fábricas en el mundo pueden alcanzar.

Pero las bodas en la fábrica de Landaben se realizan aún más rápido: en 47 segundos. “Esto se debe a que tenemos que tener un poco de pulmón porque tiene que suministrar a la línea a 54 segundos, por lo tanto, tiene menos tiempo”, me comenta Víctor Irízar Jáuregui, gerente de Montaje en Volkswagen Navarra. “Puede haber incidencias entre uno y otro, por lo que es necesario una capacidad de recuperar tiempo para no provocar pérdidas”, añade.

Una vez se ha realizado la boda del coche y antes de quitar el patín llega el momento de atornillar todos los elementos. Este es un proceso automatizado al 99%; solo es manual el poner las tuercas que unen el amortiguador delantero con la torreta -lo realizan dos personas-.

De esta forma, con 4.600 trabajadores y con toda la maquinaria disponible, se consigue fabricar un Volkswagen Taigo, con las 6.300 piezas que lo componen -algunas vienen ya montadas en paquetes en bloques-, los 100 metros de masilla que se utiliza y los 5.300 puntos de soldadura que se realizan, en 14 horas.

Asimismo, podríamos decir que al fabricar unos 300.000 coches al año -en 2011 se logró producir 353.353 automóviles-, cada trabajador monta unos 70 coches en 365 días.

De esos coches ya casados, el 92% se exportan a 47 países del mundo, siendo Alemania Francia e Italia los principales receptores.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.