No hace falta más que plantarse al lado de este SUV para tener claro que no estamos ante un KIA al uso. La marca coreana, que en los últimos años ha experimentado una evolución tremenda y destaca entre las generalistas por sus siete años de garantía, con este modelo ha querido apuntar a un público diferente, un público que busca un producto más premium. Con la prueba del KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4×2 Automático la cosa queda clara.

PRUEBA: KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Es un todocamino que destaca, inevitablemente, por unas dimensiones descomunales: nadie que mida menos de 1,70 podrá ver lo que hay al otro lado en su punto más alto, y con una longitud de 4.800 mm y una anchura 1.890 mm hace que, esté aparcado donde esté aparcado, el resto de coches parezcan casi de juguete. Y si con su tamaño no girara suficientes cabezas, la línea de diseño que supone el nivel de acabado GT Line hace el resto.

La unidad de pruebas tiene la carrocería en color negro, algo que además de aportarle elegancia, potencia el contraste con los numerosos elementos cromados: parrilla, marcos de las ventanillas, barras del techo, reposapiés laterales, etc. También llaman la atención las protecciones de aluminio del frontal y de la zaga, en esta última dando forma a un difusor que aloja dos salidas de escape. Redondean el conjunto las enormes llantas, así como el alerón trasero o las luces antiniebla con el conocido formato de diodos cuadrados que popularizó el C’eed GT. No es un Sorento al uso, desde luego, y es algo que no cuesta ratificar una vez se cruza el umbral de la puerta.

interior KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Interior: lujo, tecnología y espacio

Para ello no hay ni que utilizar la llave, puesto que el gran todocamino cuenta con un sistema de acceso y arranque sin la misma, en el que el detector de proximidad hace el trabajo. Al conductor le recibe un siempre agradable asiento con memoria que está separado del puesto de conducción para facilitar la entrada y la salida, y que una vez cerrada la puerta recupera la posición elegida por el piloto.

cambio KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 AutomáticoEs solo uno de los múltiples ejemplos tecnológicos de este KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi de la prueba, la versión tope de gama y que no escatima en extras. La calidad de los materiales es superior a lo visto en otros modelos de la marca; hablamos de cuero prácticamente por todas partes, dando forma al volante, la palanca de cambios o el salpicadero. No podemos olvidar que también cubre los asientos -en este caso está perforado-, unos asientos que en la primera fila cuentan con funciones de ventilación, calefacción y ajustes de todo tipo (altura, profundidad, inclinación de la base, del respaldo, etc) que permiten configurarlo al gusto de manera sencilla y efectiva. A esto hay que sumar molduras y apliques que combinan aluminio mate con cromados para dar una imagen muy elegante que poco tiene que envidiar a modelos premium y en la que la sensación al tacto es de alta calidad. El puesto de conducción, gracias a la altura del modelo, ofrece un punto de vista superior que permite controlar lo que ocurre en la carretera sin problema.

Elegir la información a mostrar en el cuadro de instrumentos es fácil gracias a las ‘piñas’ colocadas a la altura de ambos pulgares, que permiten saltar de unos datos a otros, así como activar funciones como el Cruise Control. Todos los botones, independientemente de la localización, son de fácil acceso.

Espacio para siete

Dejar entrar la luz y darse la vuelta es una buena manera de darse cuenta de la magnitud del modelo, que aprovecha sus medidas para ofrecer un interior realmente amplio. Piloto y copiloto disfrutan de una gran espacio, tanto a la altura de las piernas como de los hombros y la cabeza, así como de un apoyo lateral mullido que sujeta y coloca el cuerpo de una manera bastante cómoda. La banqueta de asientos de la segunda fila pierde las sujeciones laterales por razones obvias, pero ofrece la anchura suficiente como para que entren tres adultos, que además cuentan con un climatizador propio diferenciado del delantero.

plazas traseras KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Ahora bien, el coche de la prueba, el KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi, es un vehículo de siete plazas, y en estos casos siempre asalta la duda de si la sexta y la séptima no serán solo de cara a la galería y si servirán de verdad para utilizarse. El Sorento sorprende de manera muy positiva en este aspecto. Son muy fáciles de colocar, simplemente tirando de las cinchas situadas en el respaldo, aunque hay que desmontar la lona que cubre el maletero, siendo difícil encontrar un lugar donde dejarla después (recomiendo dejarla en casa si se van a utilizar los siete asientos).

Solo se puede acceder a ellas desde la derecha, ya que la segunda fila se abate en proporción 60/40, pero el asiento individual se desliza lo suficiente en longitud como para dejar un hueco viable por el que entrar, aunque es obvio que está pensado para personas con cierta agilidad y movilidad. Una vez en las plazas, ofrecen bastante espacio para ser una tercera fila, alojando sin problemas a adultos de hasta 1,70 m, e incluso, si se dejan hundir en el asiento, hasta de 1,80. He comprobado que es viable ocupar las tres plazas de la derecha con un copiloto de 1,70, un pasajero de 1,90 y un tercero de 1,80 sin tener que experimentar ninguno de ellos muchas estrecheces.

maletero KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Al volante del KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi

Lógicamente ese tamaño y espacio tiene un ‘pero’: que se trata de un coche muy voluminoso con el que hay que medir muy bien. Sobre todo hay que tenerlo en cuenta a la hora de aparcar, porque por su tamaño no entra en cualquier hueco.

Lo bueno es que una tarea que a priori podría parecer titánica, se torna bastante más sencilla de lo esperado gracias a un arsenal tecnológico muy interesante. Con un solo botón el coche se encarga de medir y buscar plaza de aparcamiento en paralelo, ya sea a la izquierda o a la derecha. Una vez metidos en faena, la cámara delantera y la trasera ofrecen una preciada visión (por la altura es complicado ver directamente a vehículos cercanos para calcular), los retrovisores apuntan hacia al suelo al meter la marcha atrás y los avisos acústicos nos guían para no tocar a nadie. Pero la joya de la corona es el sistema de cámaras de 360 grados; realmente útil en cualquier coche pero que en este se antoja clave.

prueba nuevo KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Ahora bien, toca ponerse en marcha. El Kia Sorento solo se comercializa en nuestro país con el motor 2.2 CRDi de 200 CV, mientras que el acabado GT Line solo puede equipar la caja de cambios automática de ocho relaciones. Disponible con tracción delantera o total, -nuestra unidad de pruebas es un 4×2-.

Con esto en mente, el propulsor tiene la suficiente potencia para mover con soltura el modelo en cualquier situación. Basta con hundir el pedal del acelerador para que responda, aunque en algunas ocasiones, si se encuentra en un punto a medio camino entre dos marchas, puede tardar un poco en reaccionar. La caja de cambios, aunque automática, se puede llevar también en modo secuencial con la palanca o con las levas del volante. Habiendo probado las tres modalidades, me decanto por el automático total, puesto que es más cómodo y la transmisión gestiona bastante bien las transiciones, dejando solo un poco que desear en aceleraciones bruscas, donde, como es lógico, agradece levantar un poco el acelerador para acoplar la relación superior.

prueba nuevo KIA Sorento 2018 GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4x2 Automático

Lo que también sorprende es que para ser un vehículo de este tamaño y peso (ronda los 1.800 kilos), es bastante ágil. No va ganar a un compacto en una carretera de montaña, pero se desenvuelve en giros rápidos sin oscilar demasiado. Asimismo, la dirección es bastante precisa y es sencillo llevarlo por donde se quiera. Esto en parte es gracias a los ajustes específicos de la versión GT Line, a los que hay que sumar los cuatro discos de freno (dos de ellos ventilados) y una suspensión con un tarado más firme.

Lo bueno es que a pesar de ello, no sacrifica el ámbito en el que debe destacar, que es el del confort. Quien se compra un Sorento no es para “echar carreras”, es porque busca un vehículo para hacer kilómetros. Y en esa faceta destaca: la insonorización es bastante buena, se muestra muy estable a velocidad constante (el control de crucero es un plus) y la suspensión me ha parecido excelente, filtrando cualquier tipo de irregularidad sin problema y digiriendo badenes y resaltos con facilidad.

prueba nuevo KIA Sorento 2018

Otra duda que me asaltaba antes de realizar la prueba del KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi era la del consumo, aunque finalmente ha arrojado cifras dentro de lo he esperado. Durante el tiempo que lo he disfrutado, con todo tipo de combinaciones de modos y zonas de conducción (urbano, interurbano, mixto), respetando los límites de velocidad y llevando a cabo la conducción fluida que haría un conductor medio, en ciudad he conseguido medias de entre 12 y 13 litros, mientras que en carretera abierta las cifras han llegado hasta los 8 litros justos incluso con el modo Sport, que es el que más demanda al sistema de propulsión.

prueba nuevo KIA Sorento 2018

A destacar A mejorar
Equipamiento Precio
Comportamiento  Consumo
Confort Tamaño enorme
Ficha técnica KIA Sorento GT Line 2.2 CRDi 200 CV 4×2 Automático
Motor Cilindrada 2.199 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 200 CV / 3.800 rpm
Par Máximo 441 Nm / 1.750 – 2.750 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, convertidor de par, 8 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra Estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.800 mm
Anchura 1.890 mm
Altura 1.685 mm
Distancia entre Ejes 2.780 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, turbo, intercooler
Peso Peso 1.905 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 205 km/h
Aceleración 0-100 km/h 9,4 seg
Consumos Urbano 7,5 l/100 km
Extraurbano 5,5 l/100 km
Combinado 6,2 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 164 g/km (Euro 6)
Precio Precio final Desde 48.050 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here