Ya nos hemos puesto a los mandos de la esperada variante híbrida enchufable del superventas de Toyota y, tras publicar la prueba escrita, te traemos el vídeo del Toyota C-HR Plug-in Hybrid 220ph. Un coche que se sitúa como la opción ideal para los que necesiten la etiqueta Cero de la DGT y para los que quieran conducir la mejor versión del C-HR hasta la fecha sin tener en cuenta el precio.

Parte de 38.500 euros, por lo que no se puede decir que es barato. Pero después de haber conducido el C-HR 220ph, no tengo ninguna duda de que es el que yo me compraría. Porque combina todo lo bueno del híbrido convencional más potente, el C-HR 200h, con una serie de características que hacen que sea un coche todavía más completo y que a mi juicio justifican la diferencia de precio.

Lo más evidente son los 66 kilómetros de autonomía en modo eléctrico, la etiqueta CERO o el extra de potencia y prestaciones que ofrece con respecto al mencionado híbrido. Pero es que hay mucho más, como una calidad de rodadura impropia de vehículos de su segmento cortesía de esos amortiguadores ZF FSC que monta de serie, que ofrecen un buen compromiso entre confort y control.

Prueba en vídeo del Toyota C-HR Plug-in Hybrid 220ph

También porque es un coche notablemente más silencioso y no solo porque es capaz de viajar mucho más en modo eléctrico. Es que los ingenieros de Toyota han aprovechado la ocasión para introducir aislamiento acústico adicional en zonas como el piso del habitáculo, por lo que apenas llega al interior sonido procedente de la carretera; o incorporando unas ventanas delanteras de cristal doble, lo que minimiza el ruido aerodinámico.

Esto se suma a los atributos ya conocidos del C-HR, como ese funcional y atractivo interior, su imagen exterior casi de prototipo y un equipamiento de serie de lo más completo incluso desde la versión de acceso. Esta es precisamente la que he utilizado para realizar la prueba en vídeo del C-HR Plug-in Hybrid 220ph y tengo que reconocer que durante los más de 400 kilómetros que recorrí con él, no eché de menos absolutamente nada.

Prueba en vídeo del Toyota C-HR Plug-in Hybrid 220ph interior

Las pegas, que las tiene, vienen por su escaso maletero (310 litros); por sus plazas traseras, que aunque ofrecen espacio suficiente para una persona de mi estatura (1,81 metros), no tienen la luminosidad de algunos de sus competidores ni cuentan con salidas de ventilación regulables. Pero quitando estos y otros pequeños detalles, es sin duda alguna el todocamino compacto con mecánica híbrida enchufable que recomendaré a partir de ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.