La Policía de la República Checa recibe un BMW i8

Los cuerpos policiales de la mayoría de los países están cogiendo la preciosa costumbre de incorporar superdeportivos a su flota de vehículos, como puedes ver en esta recopilación con los más espectaculares del mundo. Dio el primer paso la Policía de Dubai, que sigue incorporando auténticas bestias para defender la ley y el orden.

Al último caso que recogimos hace menos de un mes, el del Saleen Ford Mustang de 740 CV de la fuerza de seguridad de Riverside, se suma ahora el de la Policía de la República Checa, que contará con un BMW i8 como coche patrulla para la autopista. Gracias al acuerdo llegado con BMW Group, el cuerpo policial disfrutará del vehículo híbrido enchufable durarante seis meses o 20.000 kilómetros.

Por fuera, las diferencias son notables: su pintura gris está adornada con los adhesivos de guerra: las franjas amarillas y azules que decoran los coches de policía del país. Se suma una barra de luces LED de servicio para el techo, además de luces integradas en la parrilla. Lo que se mantiene como el vehículo base es el interior, que por el momento no adopta ningún elemento externo -imaginamos que próximamente equipará ordenador y radio-.

Lo que tampoco cambia es la configuración: un propulsor tricilíndrico de 1,5 litros al que se suma un motor eléctrico para producir en conjunto 362 CV con los que acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos.

El coronel Tomáš Lerch ha manifestado en el acto de entrega del BMW i8: “Estoy encantado de que BMW Group dé la oportunidad a la Policía de la República Checa de probar este tipo de vehículo de combustible alternativo, que ya es utilizado por las fuerzas de seguridad de muchos países del mundo” –como el de la Policía australiana-.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here