El Opel Rekord D fue uno de los grandes hitos de la historia de Opel: su predecesor fue un superventas que consiguió matricular 1,2 millones de unidades, pero estuvo a su altura y fue, además, el primer turismo de la marca equipado con un motor diésel.

Opel inaugura la visita virtual a su colección de clásicos

El legado del Rekord C era grande (supuso una octava parte de todos los Opel fabricados en 70 años), motivo por el que la firma alemana simplemente alegaba que el mercado “no podía permitirse perder un coche como el Rekord”. Así pues, en 1971 comenzó la producción de su sucesor.

Opel Rekord D

Cambiaba bastantes elementos de diseño, alejándose de elementos de carácter americano para presentar un conjunto con un marcado carácter europeo. Lo que sí tomó del modelo saliente fue la amplia variedad de carrocerías disponibles: berlina con dos o cuatro puertas, coupé, familiar de tres o cinco puertas y el Rekord van, que tomaba la base del familiar de tres puertas y panelaba las ventanas laterales traseras.

Su gama de motores incluía bloques gasolina de cuatro cilindros con un árbol de levas en cabeza (CIH), siendo el de acceso el 1.7 de 66 CV, un intermedio de 83 CV y el superior un 1.9 de 97 CV.

Opel Rekord D

Pero el auténtico protagonista fue su propulsor diésel, convirtiendo al Rekord D en el primer turismo de Opel en montar una motorización diésel. Ya había sido testado en el Opel GT Diesel, aunque en versión de producción tuvo unas prestaciones más comedidas: 60 CV, un consumo medio de 8,7 l/100 km y velocidad máxima de 135 km/h.

Otro punto destacado fue el avance en seguridad pasiva, pues contaba con refuerzos en los laterales y el techo, y con zonas de deformación programada. Todo ello aumentaba la protección ante colisiones frontales, laterales y vuelcos.

Opel Rekord D

Además, en marzo del 72 se lanzó el Commodore B como una versión más deportiva, con potencias de hasta 160 CV y que sirvió de base para un modelo de rallyes… con el que debutó el mismísimo Walter Röhrl.

Todas estas mejoras hicieron que el Opel Rekord D pudiera continuar el legado de su predecesor: para cuando finalizó su producción en 1977 se habían fabricado 1.128.196 unidades.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.