La agencia espacial estadounidense ha dado un gran paso hacia su próxima misión tripulada a la Luna. Tras un largo proceso, la NASA ha elegido las tres empresas finalistas para diseñar su vehículo lunar. Será el primero en más de 50 años y servirá de apoyo a las misiones Artemis, un programa en curso de misiones lunares tripuladas y no tripuladas que comenzó con la misión Artemis I en 2022. La NASA tiene previsto enviar astronautas a la Luna en 2030.

Cuando la NASA abrió el concurso para diseñar el vehículo lunar, despertó un gran interés en muchas compañías y organizaciones. Hasta la NASCAR llegó a mostrar interés. Finalmente, la agencia espacial estadounidense ha elegido las tres empresas finalistas para diseñar el vehículo lunar que servirá de apoyo a los astronautas en las próximas misiones: Intuitive Machines, Lunar Outpost y Venturi Astrolab.

La NASA elige los tres finalistas para diseñar su vehículo lunar

NASA finalistas vehículo lunar

Venturi Astrolab es una compañía conocida por sus exóticos coches eléctricos de alto rendimiento y, más concretamente, por el desarrollo de carrocerías de Fórmula E. Lunar Outpost cuenta con el apoyo de General Motors y Goodyear, mientras que Intuitive Machines ofrece un programa de viajes compartidos que permite a varios clientes del sector privado transportar sus cargas útiles en el mismo cohete. Algo así como un Uber del espacio.

Puede que los finalistas sean poco convencionales, pero el Vehículo de Transporte Lunar (LTV, por sus siglas en inglés) tampoco lo es. Desde el final de las misiones Apolo, los vehículos lunares siempre han sido autónomos, más parecidos a los que se han utilizado en Marte que al transporte propiamente dicho: plataformas robotizadas mediante sensores que funcionan de forma independiente y envían datos a casa.

Toyota Lunar Cruiser, el vehículo para el programa ARTEMIS de la NASA

Pero ahora la NASA necesita algo más y el nuevo LTV debe parecerse más a un todoterreno resistente y con capacidad para adaptarse a una gran variedad de superficies. También tendrá un cierto grado de conducción autónoma y funcionará como estación científica móvil y como medio de transporte, lo que permitirá a los astronautas viajar más lejos y llevar a cabo misiones más complejas que nunca.

Los tres proyectos

Venturi ha desarrollado el FLEX (Logística y Exploración Flexibles), que puede funcionar como plataforma científica autónoma, como los vehículos exploradores de Marte y como vehículo de trabajo capaz de transportar a dos astronautas. Por su parte, Lunar Outpost ha diseñado el ‘Lunar Dawn’, un pesado vehículo de cuatro ruedas construido para ofrecer la máxima resistencia y un mantenimiento mínimo.

En cambio, Intuitive Machines ha sido menos comunicativa sobre su diseño. En 2023, anunció sus planes de colocar el vehículo no tripulado japonés Yaoki en el polo sur de la Luna, pero todavía no hay más detalles ni declaraciones sobre si Yaoki influirá en el propio diseño de la empresa.

Cargar un coche eléctrico con esta tecnología de la NASA puede reducir el tiempo de espera a solo 5 minutos

Según la solicitud de propuestas de la NASA, los tres finalistas realizarán un estudio de un año de duración, presentarán un diseño para que la NASA lo apruebe y, a continuación, llevarán a cabo una demostración exhaustiva de sus construcciones. Al final, la NASA adjudicará un contrato a una sola empresa, aunque espera emitir otras órdenes de trabajo para los problemas que surjan durante el proceso de desarrollo.

Imágenes: NASA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.