Jay Leno es una personalidad unida al mundo del motor. Además de por su programa, es un auténtico ‘petrolhead’ con un conocimiento enorme de la industria y su historia, así como con una colección de coches sencillamente enorme en la que, eso sí, hay una marca que no está presente: Ferrari.

Vídeo: Elon Musk y Jay Leno prueban el Tesla Cybertruck en un túnel de The Boring Company

Resulta curioso que, con la cantidad de automóviles que tiene en propiedad, no haya ninguno de la marca italiana, algo que no es casualidad o porque no haya tenido oportunidad de adquirir uno, es una decisión personal y completamente consciente.

¿El motivo? Se lo ha contado al canal de Youtube ‘Cars and Culture with Jason Stein’ en una entrevista: “¿Sabes? Me gustan los Ferrari, son coches excelentes. Acabo de ver el FF90, simplemente nunca me ha gustado tener que tratar con sus vendedores”.

Y es todavía más claro sobre el asunto: “Estás gastando una enorme cantidad de dinero, así que deberías sentirte como un cliente. No quiero que me digan ‘bueno, tienes que comprarte dos coches [de Ferrari] antes de poder comprar éste’”.

A esto añade que tampoco está por la labor de tener que entregar 25.000 dólares a alguien simplemente para tener el certificado de autenticidad que confirme que es un Ferrari de verdad.

De hecho, compara el proceso con los “ricos que van a una dominatrix y dicen ‘oh, me pateó el trasero, fue fantástico’. Me parece bien, hay gente a la que le gusta eso, pero a mi no”.

Vídeo: Jay Leno prueba un Renault 5 Turbo 2 de 1985

Leno, además, comenta como choca esto con la experiencia que ha tenido con otros fabricantes. Por ejemplo, con McLaren, cuando compró un MP4-12C, le avisaron al tiempo de que había una mejora de potencia y que no le costó nada aplicarla, además de que al comprarlo, el comercial le disuadió de la idea de instalar los frenos de fibra de carbono porque era un gasto de 20.000 dólares innecesario si no iba a entrar en circuito.

También cuenta que cuando se compró su Porsche Carrera GT, a la entrega acudieron dos mecánicos que le enseñaron todo lo que tenía que saber sobre el deportivo.

El presentador recalca, eso sí, que su problema es como toda la parafernalia de comprar alrededor de Ferrari, pero que sus coches son francamente buenos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.