El Mini Electric Pacesetter es el nuevo Safety Car de la Fórmula E y debutará el próximo 10 de abril en Roma, durante el segundo evento (carrera 3) de la temporada 2021 con el piloto oficial del Safety Car de la FIA, Bruno Correia, al volante.

PRUEBA: MINI Cooper SE

Cuenta con un diseño mucho más agresivo que el Cooper SE de calle, puesto que agrega elementos característicos del JCW. Así, no faltan la parrilla hexagonal (carenada en este caso) o los faros circulares, pero tampoco los pasos de rueda ensanchados, los faldones laterales extendidos o el enorme alerón trasero. Estos dos últimos elementos se han fabricado con fibra de carbono reciclada e impresa en 3D. La elección cromática es bastante llamativa, sobre todo por el vivo color naranja presente en varias piezas, entre ellas las llantas forjadas de 18 pulgadas.

Mini Electric Pacesetter

Oliver Heilmer, Jefe de Diseño de Mini, señala “El diseño es una emocionante simbiosis de precisión técnica y emoción. Aquí, la función dicta la forma, y muchos elementos de diseño han sido moldeados por consideraciones técnicas. Por ejemplo, trabajamos estrechamente con nuestros colegas de BMW Motorsport para desarrollar la forma de los pasos de rueda y los faldones delanteros y traseros, y el programa de optimización de los mismos incluyó medidas de ahorro de peso. Este lenguaje de diseño, visualmente impactante y técnicamente preciso, confiere al coche una gran sensación de compromiso emocional y emoción”.

Dado que está pensado para entrar a circuito, el interior se ha “limpiado” dejando únicamente lo imprescindible. Se mantienen los asientos delanteros, contando el del conductor con seis puntos de anclaje; un cuadro de instrumentos digital y un volante con amortiguador de carbono, pero se elimina la pantalla central, los tiradores de las puertas (ahora son correas de tela) y se ha reducido lo máximo posible los paneles de las puertas.

Mini Electric Pacesetter

El ahorro de peso se traduce en un adelgazamiento de 130 kilos, para quedarse en 1.230 kilos. Esto permite que el Electric Pacesetter se mueva con más soltura que el Mini Cooper SE de serie, del que conserva su sistema de propulsión: bloque eléctrico de 135 kW (184 CV) y 280 Nm para acelerar de 0 a 60 km/h en 3,6 segundos, para llegar a 100 km/h en 6,7 segundos y recuperar de 80 a 120 km/h en 4,3 segundos.

Bernd Körber, Director de Mini, ha declarado: “Ya hemos demostrado lo bien que combinan la diversión al volante y la movilidad eléctrica con el Mini Eléctrico. Sin embargo, el Mini Electric Pacesetter, inspirado en el JCW, va un paso más allá y combina el carácter y el rendimiento de la marca John Cooper Works con la movilidad eléctrica. Esta versión extrema del Mini Electric se ha desarrollado como coche de seguridad para la Fórmula E, por lo que claramente no está pensado para su uso en carreteras públicas. Pero revela una de las direcciones que podríamos tomar con la electrificación de la marca JCW. Para mí, el mensaje es claro: la electrificación y John Cooper Works encajan bien”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.