Un Mazda 787B de tres metros de altura descansa sobre Laguna Seca

Mazda 787B Laguna Seca

El Mazda 787B es uno de los coches más emblemáticos no solo por su configuración con motor rotativo, sino por su victoria en las 24 Horas de Le Mans de 1991. Como es de esperar, es uno de los iconos de la compañía japonesa y la demostración del potencial del fabricante en la era dorada del automovilismo. Por ello, no se hacen esperar los tributos alrededor del mundo y el último nos llega desde California, donde un Mazda 787B de tres metros de altura descansa sobre Laguna Seca.

En una forma de celebrar su asociación con el circuito, Mazda ha erigido este mural gigante de su emblemático coche de carreras en la ladera sobre el Mazda Raceway Laguna Seca. Pintado por el artista local John Cerney en madera contrachapada, este mural tiene unas dimensiones de 9,75 metros de largo por 3 metros de altura, es decir, casi ocho veces el tamaño real del coche. No solo será visible desde el circuito, ya que los usuarios de la State Route 68 podrán divisarlo con claridad gracias a su llamativa decoración.

El pasado mes de julio, Cerney instaló su primer mural después de que la Sports Car Racing Association de la Península de Monterrey (SCRAMP) le encargara una pieza que rindiera tributo a la leyenda del motociclismo Wayne Rainey.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here