Cuando llega el invierno la conducción se vuelve más peligrosa debido a las precipitaciones y a que, con el frío, es habitual que se formen placas de hielo en el asfalto. Para combatir esta situación, desde hace mucho tiempo, se ha utilizado la sal para derretirlo, pero resulta que es bastante contraproducente a nivel medioambiental y por el propio daño causado a las carreteras. Un estudio parece haber dado con una solución alternativa mucho más eficaz y menos agresiva: las uvas.

Vídeo: Mikkelen enseña cómo conducir sobre nieve y hielo con un RS 3

Los Estados Unidos gastan de manera anual 5 billones de dólares (billones americanos, es decir, 5.000 millones) para reparar los daños causados por los medios actuales de deshielo de las carreteras, es decir, el uso de sal, cloruro de sodio, que tiene numerosas consecuencias negativas: no se degrada, se filtra al agua y puede poner en peligro a especies acuáticas y es altamente corrosivo para el metal, el asfalto y el cemento.

Los compuestos más modernos utilizados para quitar el hielo de las carreteras también incorporan zumo de remolacha para reducir su aspecto corrosivo, pero en el lado negativo de la balanza está que al entrar en contacto con el agua, expulsa oxígeno, lo que sigue suponiendo un peligro para las especies que vivan en el agua.

Así patina un camión de ocho toneladas en una pista de hielo

Por eso, la Washington State University, con el profesor de Ingeniería Civil y Medioambiental Xianming Shi y el estudiante Mehdi Honarvar Nazari a la cabeza, ha llevado a cabo un trabajo para encontrar una alternativa más ecológica, y la han encontrado en las uvas.

No son las uvas en sí mismas, si no una solución derivada de sus pieles a través de la degradación química y la fermentación natural. El resultado es un compuesto que derrite el hielo incluso más rápido que la sal, pero siendo mucho menos agresivo en términos de corrosión y de contaminación.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.