Elon Musk completó recientemente la compra de la red social Twitter y se encontró con una deuda a corto plazo de 1.000 millones de dólares, lo que ha obligado al CEO de Tesla a tomar medidas para tratar de solventar las deudas y devolver a la senda de la rentabilidad a la empresa. De hecho, son tan extremas estas exigencias de Elon Musk que han obligado a los empleados de Twitter a dormir en la oficina para cumplir con ellas.

El máximo responsable de empresas como SpaceX y Tesla quiere volver a hacer rentable a Twitter, su última adquisición, y comenzó su remodelación despidiendo a algunos altos cargos y directivos de la compañía que no pensaban como él. Los empleados que se han quedado están siendo sometidos a una gran presión si quieren cumplir con las exigencias de Musk.

Las exigencias de Elon Musk obligan a los empleados de Twitter a dormir en la oficina

La principal de estas exigencias es crear un sistema de pago por verificación de cuentas antes del próximo 7 de noviembre. Con un plazo de apenas una semana, los empleados deben cumplir con esta primera medida si no quieren ser despedidos. Por eso, y para no perder tiempo, muchos han decidido hacer vida en las oficinas de Twitter, lo que implica, además de trabajar, dormir en sacos tirados en el suelo.

Algunas marcas de automóviles dejan de publicitarse en Twitter tras la adquisición de Elon Musk

Entre las muchas medidas que ha lanzado al aire Elon Musk para rentabilizar Twitter se encuentran las de cobrar por escribir tuits con vídeos, por enviar mensajes directos o subir el precio de Twitter Blue de los 4,95 dólares actuales hasta los 20 dólares. Sin embargo, la que parece que se adoptará primero será la de cobrar 8 dólares mensuales por tener la cuenta verificada.

Twitter Elon Musk

Las cuentas verificadas son aquellas que integran un tick azul al lado del nombre, por lo que casi todos los personajes famosos cuentan con este signo de verificación hasta ahora gratuito. Sin embargo, Musk quiere cobrar 8 dólares mensuales a los 400.000 usuarios que utilizan este servicio, lo que equivale a unos 38 millones de dólares anuales, muy lejos de la deuda a corto plazo de 1.000 millones que tiene Twitter.

Mientras se solucionan estos problemas, los empleados parece que van a pasar todo el fin de semana y el lunes durmiendo en el suelo de la oficina, como ya han compartido algunos de ellos precisamente a través de sus perfiles en Twitter.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.