Parecía la historia de nunca acabar, pero finalmente Elon Musk ha adquirido Twitter. El multimillonario nacido en Sudáfrica también es CEO de Tesla, y por este motivo, algunas marcas han cortado su inversión en la red social del pájaro azul.

La última ha sido GM, conglomerado que también ha apostado fuertemente por el coche eléctrico. El gigante de Detroit ha informado de que pausará de forma temporal sus campañas publicitarias en Twitter. Según ha indicado, se está evaluando la nueva dirección de la red social. En este sentido, Elon Musk expresó que se constituiría un «consejo de moderación de contenido con puntos de vista muy diversos».

Y como ocurre con Ford -hace tiempo que no gasta dinero en Twitter-, GM no invertirá ni un dólar en publicitarse, aunque sí seguirá informando e interactuando con sus clientes y seguidores.

Las 7 estrictas normas que impone Elon Musk a sus trabajadores

Mucho más drástica fue la postura del CEO de Fisker, quien nada más conocer la noticia del interés de Musk, borró su cuenta del famoso servicio de microblogging. «No quiero que la libertad de expresión sea gestionada o controlada activamente por un competidor», señaló.

Más comedida ha sido Citroën, que a pesar de no estar en el mercado estadounidense, sí que ha apostado por el coche eléctrico -es una de las múltiples marcas que para 2030 solo quiere vender vehículos eléctricos-. La firma de los chevrones tuiteó: «Hola a la plataforma de redes sociales propiedad de uno de nuestros competidores».

Foto de portada: Justin Pacheco. Fuente: CNBC

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.