Cuando conduces hay multitud de agentes, tanto externos como internos, que influyen sobre tu capacidad de concentración, de acción o reacción. Sin embargo, su sufres según qué enfermedad, podrías estar más expuesto, ya que algunas hacen que el conductor sea más vulnerable. Estas son las 7 enfermedades que afectan a la capacidad de conducción.

Alergias

Una de las más lógica y es que, de los 14 millones de personas que sufren una en España, aquellos a los que les provocan moqueos, ojos llorosos o estornudos son los que corren más peligro al volante. En el último caso, encadenar varios seguidos puede llevar a perder la atención durante 30 segundos, lo que a 100 km/h se traduce en recorrer casi un kilómetro sin estar centrado en lo que ocurre en la carretera.

Fobias

El 6% de la población se ve afectado por algún tipo y, en el caso de los conductores, la que afecta a la conducción es la amaxofobia. 1 de cada 9 la sufre y el 20% incluso deja de conducir como consecuencia. Es más común entre aquellas personas que han sufrido algún tipo accidente a bordo de un automóvil, lo que hace que al ponerse al volante aumenten sus brotes de estrés y ansiedad.

El volante de un coche puede acumular más suciedad que un baño público

Apnea del sueño

Quien sufre el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (interrupción de la respiración al dormir, más de cinco ocasiones en cada ocasión) suele tener problemas derivados como dolores de cabeza matinales, somnolencia o déficit de atención; todos ellos bastante importantes para quien se pone al volante de un coche.

Anemia

Existen varios niveles, siendo los que tienen un grado severo los que se pueden hallar en mayores problemas ya pueden sufrir mareos, fatiga o taquicardias.

Depresión

Afecta a unos 300 millones de personas en todo el mundo y suele producir trastornos del sueño o pérdida de interés. Ambos perjudican a la capacidad de conducción, pero es que los medicamentos con los que se trata pueden tener contraindicaciones que también son perjudiciales.

Enfermedades del sistema nervioso o muscular

La legislación actual no permite conducir a personas que sufran enfermedades que afecten al sistema motor, sensorial o de coordinación (rigidez muscular, temblores, alteraciones de la mente, etc.). En la lista se encuentran la esquizofrenia, el Alzheimer o el párkinson.

Conducir con ropa de abrigo es peligroso, más de lo que imaginas

Diabetes

Esta enfermedad está asociada a la accidentalidad de tráfico en función de la tenencia de antecedentes de hipoglucemia severa. Aquel conductor con diabetes de tipo 1 y 2 y que posea un carné no profesional, tendrá que acudir a renovarlo cada 5 años como máximo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.