La DGT, a menudo, advierte en sus redes sociales de comportamientos en el coche que son muy peligrosos. Muchos de ellos parecen tan obvios que lo normal es preguntarse en qué cabeza cabe hacer algo así, pero lo cierto es que actitudes como circular sin el cinturón de seguridad o esta que os traemos hoy, viajar con los pies en el salpicadero, son mucho más habituales de lo que pueda pensarse.

El organismo ha compartido en Twitter la siguiente advertencia, en la que señala que llevar los pies en dicha posición puede suponer un gran riesgo pues provoca el denominado efecto submarino:

Este implica que, al estar el ocupante en una posición incorrecta, el cinturón de seguridad no puede retener el cuerpo como debería, lo que hace que aumente la presión en el abdomen, que el pasajero pueda deslizarse por debajo y acabar impactando contra el volante y el salpicadero, y que, en resumen, puedan producirse graves lesiones en la espalda, la pelvis y las piernas.

Quizá en la teoría cueste visualizar lo que ocurre, pero la imagen que ilustra estas líneas y que compartió @VdeVeroReal en Twitter muestra claramente el destrozo que puede derivar de un accidente yendo en esta posición, con un fémur partido prácticamente a la altura de su cabeza y otro directamente sacada de su lugar:

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.