Los tiempos cambian. La evolución es constante. No solo en el mundo de la automoción, sino en todos los aspectos. Y como pasa esto, las próximas generaciones encontrarán cosas muy extrañas sobre los coches actuales. Cosas cotidianas y que a nosotros nos parecen lo más normal del mundo, pero que en varias décadas dejarán de tener sentido. Estas son las que pensamos que serán más evidentes.

Y este timón, ¿para qué sirve?

coches futuro

No hay duda: los coches del futuro serán autónomos. De hecho, lo más normal es que dentro de varias décadas nos prohíban conducir de manera manual debido a la menor siniestralidad que registran los vehículos autónomos. Será más seguro... y también más aburrido. Pero como consecuencia de ello, los volantes desaparecerán. Ya hemos visto más de un prototipo con volante retráctil, o directamente sin él.

Ir a buscarlo al aparcamiento

coches futuro

Colega, ¿dónde está mi coche? No, no nos referimos a la película americana estrenada a principios de este siglo. Como consecuencia de su autonomía, una de las cosas raras de los coches actuales que se verán como extrañas en el futuro será tener que buscarlo en un aparcamiento. Te dejará en la puerta de donde quieres ir y él solito se las apañará para estacionar... y también para volver a recogerte. Un mayordomo con ruedas que podrás controlar a través de la llave.

Olor a gasolina

coches futuro

Ya estamos en la era de los coches electrificados, pero en tan solo unos pocos años todos los vehículos contarán con un sistema de propulsión completamente eléctrico. ¿Qué es ese olor tan raro que sale del tubo tan extraño que hay bajo el paragolpes trasero? Olvídate del olor a gasolina (o a diésel), porque le quedan dos telediarios. Los motores de combustión tienen fecha de caducidad.

Coche en propiedad

coches futuro

Renting, leasing, carsharing, alquiler tradicional... Debido al transporte público, a aplicaciones como BlaBlaCar y al coche compartido, en las grandes ciudades tiene cada vez menos sentido disponer de un vehículo en propiedad. Sobre todo por los gastos asociados que acarrea todo el tiempo en el que no lo estás utilizando: plaza de garaje, seguro, mantenimiento, etc. En el futuro muy poca gente tendrá un coche propio.

Carga del coche fuera de casa

coches futuro

En este momento estamos más que acostumbrados a las gasolineras. Olvídate de ellas cuando los automóviles eléctricos se impongan. Entonces habrá algunos puntos de carga en carretera, pero lo más normal es que sean excepcionales. La mayoría de los usuarios que dispongan del coche en propiedad contarán con un cargador en su vivienda para llenar su batería en el garaje.

Mensajes y comunicación

coches futuro

Modelos como el prototipo del (prueba) Honda e nos han enseñado cómo será la comunicación entre vehículos e infraestructuras en pocos años. Los motores eléctricos no necesitan parrilla frontal para su refrigeración, y ese espacio se aprovechará para fomentar la comunicación car-to-car y car-to-x. Además, todos los coches estarán conectados permanentemente a internet.

Adiós a los atascos

coches futuro

Precisamente, fruto de esa comunicación se evitarán situaciones tan molestas como los atascos y la pérdida de tiempo en ellos. Cada coche sabrá cuándo tiene que frenar exactamente, cuándo deberá acelerar o cuándo tendrá que ceder el paso en una incorporación. Además, esto también servirá para que el propio vehículo pida asistencia inmediata en caso de que surja cualquier imprevisto.

Botones físicos

coches futuro

Al hilo de la conducción autónoma y de la falta de volante, los botones físicos pasarán a mejor vida dentro de no demasiado tiempo. Las pantallas se impondrán en la totalidad de modelos que haya en el mercado. No en vano, podría decirse que fabricantes como Tesla, que suele ir un paso por delante en lo que a tecnología se refiere, ya las han desechado de sus vehículos.

15 coches deportivos de los 2000 que parecen venidos del futuro

¿Voladores?

coches futuro

Esto sí que es una completa incógnita. Al ritmo que avanzan los descubrimientos en la automoción todo parece indicar que en un futuro a medio plazo sí que podrían existir coches voladores. Especialmente si unimos este mundo con el de los drones, que también evoluciona a pasos agigantados. Aun así, eso pensaban a mediados del siglo pasado en relación a los vehículos actuales... y no ha acabado pasando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.