Los protagonistas de esta comparativa, el Subaru BRZ y el Toyota GR86, son modelos únicos en el mercado. Dos deportivos puros que han sido creados con el único objetivo de hacer disfrutar de la conducción a aquellos afortunados que se sienten tras sus volantes. La base de ambos es idéntica, incluso son prácticamente clavados a nivel estético, pero cada uno tiene su propia personalidad en términos dinámicos.

COMPARATIVA: Subaru Impreza 22B STi vs Mitsubishi Lancer EVO VI Tommi Mäkinen vs Toyota GR Yaris

Es como si dos chefs se pusieran a cocinar empleando los mismos ingredientes y el resultado fuesen dos platos parecidos pero con matices y sabores diferenciados. Eso es exactamente lo que sucede con el BRZ y GR86 de esta comparativa, que con pequeños cambios que a priori podrían parecer insignificantes, consiguen ofrecer comportamientos bien distinguidos.

Por fuera varían muy poco: el parachoques delantero del Subaru BRZ tiene un diseño menos agresivo y sus faros incluyen la leyenda BRZ, que lógicamente no está presente en el GR86. En la vista lateral y trasera no hay diferencias si exceptuando las propias de los logotipos e insignias o el hecho de que el Subaru se ofrezca con una paleta de colores más amplía.

Donde sí podrás apreciar un cambio es en las llantas, aunque es cierto que esto dependerá del equipamiento seleccionado en el GR86. Porque mientas que el modelo de Toyota viene de serie con el juego de llantas de 17” que puedes ver en las fotos, por 3.500 euros adicionales puedes equipar el llamado Touring Pack que las sustituye por unas de 18” idénticas a las del BRZ salvo por el color, que es más oscuro en el GR86.

Es en el interior donde hay más diferencias, pero más bien por la decisión que ha tomado cada marca a la hora de definir la configuración para nuestro país. Subaru España ha apostado por importar el BRZ con el nivel de equipamiento más alto disponible mientras que Toyota España ha elegido la configuración más básica del GR86. Esto explica en parte la diferencia de precio que hay entre ambos.

El diseño general, la calidad y ajustes de los plásticos, las pantallas del cuadro de mandos o del sistema multimedia… todo esto es igual. Lo que cambia son aspectos como el tapizado, con tela para el Toyota GR86 y cuero artificial y Alcantara para el BRZ; el equipamiento, que es más extenso en el BRZ e incluye elementos como los faros direccionales o los asientos delanteros calefactados; o el acabado de diversas partes del interior, como los tiradores de las puertas, los botones de los elevalunas o incluso la iluminación.

Dicho todo esto, vamos a lo que realmente importa, las diferencias que hay a nivel dinámico entre el Subaru BRZ y Toyota GR86. Y para ello comienzo hablando del motor, el polémico FA24D bóxer de cuatro cilindros y 2,4 litros. Una unidad atmosférica que cuenta con distribución variable, un sistema de inyección directa e indirecta (el D-4S de Toyota, que es básicamente lo único que aporta esta marca al motor en lo que a ‘hardware’ se refiere) y que desarrolla 234 CV y 250 Nm.

Aunque los datos de rendimiento son idénticos en uno y otro, tienen una puesta a punto diferente. Porque mientas que Subaru ha optado por programar el acelerador electrónico para que el 100% de su recorrido sea útil, los chicos de Toyota Gazoo Racing han tirado hacia una configuración nada lineal en la que el motor da todo lo que puede dar en la primera mitad del movimiento del pedal.

Personalmente me gusta más la configuración del Subaru BRZ en este sentido, porque la respuesta del motor es más fiel a lo que ordeno a través de mi pie derecho y me permite ser más fino. El Toyota GR86 da la sensación de tener más patada inicial, pero se debe a la diferencia de programación que te he comentado. Es como si te engañase haciéndote creer que el empuje aumentará al pisar a fondo cuando realmente no es así: no hay diferencia perceptible entre pisar el pedal al 60 o al 100%, por así decirlo.

La siguiente diferencia claramente perceptible tiene que ver con las suspensiones. Aquí también se nota que cada marca ha tirado por caminos ligeramente distintos para dar su propia personalidad al coche. Por ejemplo, la suspensión trasera del GR86 es considerablemente más rígida que la del BRZ, al igual que la barra estabilizadora, lo que se nota y mucho al pasar sobre baches y menos en apoyos -o más bien al cambiar de apoyo-.

Esto, unido a la configuración de la suspensión delantera (con muelles más duros y barra estabilizadora hueca ligeramente más resistente a la torsión en el Subaru), determina que el BRZ ofrezca un comportamiento ligeramente más subvirador al límite que el GR86. No es que sea un coche que tienda a irse de morro, ni mucho menos, solo que cuando te aproximas a la capacidad máxima de agarre de las ruedas serán las delanteras las que cedan primero.  A no ser, claro, que fuerces la situación a base de jugar con el acelerador.

El Toyota GR86 me parece más crítico a la hora de buscar los límites, especialmente con los neumáticos de serie (Michelin Primacy HP frente a los Pilot Sport del Subaru). En cualquier caso, tanto el GR86 como el BRZ son vehículos que ofrecen una experiencia de conducción difícilmente igualable por coches de valor similar, tanto nuevos como usados, gracias a la receta tan interesante que proponen (motor bóxer, bajo centro de gravedad, propulsión con autoblocante…).

Entonces, ¿cuál es mejor, el Toyota GR86 o el Subaru BRZ? Personalmente prefiero el modelo de Toyota y de hecho, me siento afortunado por ser el propietario de la unidad que aparece en las fotografías. Considero que es una mejor compra porque ofrece todo lo que busco en un coche (y nada más) a cambio de una suma de dinero más razonable. Pero si valoras más aspectos como contar con un equipamiento más amplio, con unos acabados interiores más refinados y vistosos o tener la posibilidad de elegir otro color más allá del rojo, blanco o negro del Toyota, está claro que el BRZ es mejor opción.

Ficha técnica Subaru BRZ 2023
Motor Cilindrada 2.387 cc
Cilindros 4 tipo bóxer
Potencia máxima 234 CV a 7.000 rpm
Par máximo 250 Nm a 3.700 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa e indirecta
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera, diferencial tipo Torsen
Suspensión Delantera MacPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora hueca Ø 18,3 mm
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora Ø 14 mm
Frenos Delanteros Disco ventilado Ø 16” 294 mm
Traseros Disco ventilado Ø 15” 290 mm
Dimensiones Longitud 4.265 mm
Anchura 1.775 mm
Altura 1.310 mm
Distancia entre ejes 2.575 mm
Maletero Volumen 237 litros
Peso Peso 1.364 kg
Prestaciones Velocidad máxima 226 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,3 seg
Consumo Combinado 8,8 l/100 km
Velocidad baja N.d.
Velocidad media N.d.
Velocidad alta N.d.
Velocidad muy alta N.d.
Emisiones Emisiones de CO2 200 g/km Euro 6 –  Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 39.500 euros
Ficha técnica Toyota GR86
Motor Cilindrada 2.387 cc
Cilindros 4 tipo bóxer
Potencia máxima 234 CV a 7.000 rpm
Par máximo 250 Nm a 3.700 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa e indirecta
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera, diferencial tipo Torsen
Suspensión Delantera MacPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora Ø 18 mm
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora Ø 15,0 mm
Frenos Delanteros Disco ventilado Ø 16” 294 mm
Traseros Disco ventilado Ø 15” 290 mm
Dimensiones Longitud 4.265 mm
Anchura 1.775 mm
Altura 1.310 mm
Distancia entre ejes 2.575 mm
Maletero Volumen 226 litros (VDA)
Peso Peso 1.347 kg
Prestaciones Velocidad máxima 226 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,3 seg
Consumo Combinado 8,7 l/100 km
Velocidad baja 13,4 l/100 km
Velocidad media 8,3 l/100 km
Velocidad alta 7,4 l/100 km
Velocidad muy alta 8,4 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 198 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 34.900 euros

Fotos: Jaime Sainz de la Maza

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.