Ante el aumento que está experimentando el segmento camper, es posible que muchos os esteis planteando en haceros con un vehículo de este tipo o, si sois más manitas, os estaréis preguntando cómo camperizar una furgoneta. Os lo contamos paso a paso, así como un aspecto muy importante y que hay que tener en cuenta desde el principio, que hay que acabar homologándola.

6 campers para ir a la aventura sin problema

Consideraciones previas

Lo primero, como es lógico, es elegir el modelo que vamos a camperizar. Prácticamente cualquier furgoneta es susceptible de ello, pero tienes que tener en cuenta que dependiendo del tipo tendrá sus pros y contras. Las más pequeñas serán las que ofrezca un consumo más contenido, pero tendrán menos espacio y, por ende, podrán alojar menos equipamiento. Justo al contrario ocurre con los modelos grandes, que podrán transformarse casi en apartamentos rodantes pero que consumirán mucho más.

También tendrás que decidir qué muebles quieres incluir, ya que variarán la dificultad de la operación: no es lo mismo instalar una cama y una mesa que meterse en sistemas de agua, electricidad, etc.

Cómo camperizar una furgoneta

La comodidad en el interior

Las necesidades no son las mismas en una furgoneta que en una camper. En esta última vas a pasar mucho tiempo dentro, vas a dormir y a hacer vida en su interior, por lo que el confort adquiere todavía más importancia.

Es clave conseguir un buen aislamiento del exterior tanto acústico como, sobre todo, térmico. Poder mantener una temperatura correcta por las noches sin necesidad de utilizar la calefacción supondrá un ahorro importante. Es por ello que conviene forrar el interior del vehículo con un material asilante que bien puede ser foam auto-adhesivo o lana de roca. Eso sí, ten en cuenta que los modelos con ventanas en la zona trasera serán más complicados de aislar.

Campers de lujo: así sería dormir en el campo en un Ferrari

Otro punto importante es elegir que muebles se van a montar. Todo lo que añadas supondrá peso extra y, en consecuencia, más consumo, por lo que conviene que sean de materiales ligeros y resistentes. Mide bien todo el espacio disponible, no lo recargues en exceso si quieres moverte sin problemas por el interior e intenta ser ingenioso para maximizar la practicidad de todos los huecos disponibles.

Sistemas complejos

Mucha gente se queda en el punto previo a la hora de cómo camperizar una furgoneta, pero siempre hay quien quiere ir un paso más allá para tener más comodidades. Son palabras mayores y posiblemente sea más recomendable ir a un especialista para que las lleve a cabo.

Cómo camperizar una furgoneta

Hablamos de la instalación de electrodomésticos, para los que será necesario instalar baterías extra que los alimenten; de salidas de ventilación extra para airear el interior y de circuitos de agua limpia y sucia para utilizar un fregadero, un pequeño baño o incluso una ducha portátil.

La homologación de la furgoneta camper

Transformar una furgoneta en camper se considera reforma de importancia, motivo por el que para homologarla hay que pasar por la ITV extraordinaria. Para poder superarla hay que presentar diversa documentación: el informe de conformidad de la casa oficial, el proyecto de camperización llevado a cabo por un ingeniero colegiado y el certificado de montaje del taller especializado donde se haya realizado la reforma.

En el caso de camperizaciones leves en las que no llegan a modificarse elementos de la furgoneta, basta con pasar la ITV normal.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.