Existen coches con los que se perdieron ingentes cantidades de dinero. Apuestas fallidas de los fabricantes, que lanzaron diversos modelos que resultaron todo lo contrario a rentables para sus respectivas cuentas de resultados. Hay algunos con características de lo más interesantes a pesar de que no contaron con el éxito esperado. Estos son los que más nos han llamado la atención.

Mercedes Clase A

coches perder dinero

La famosa prueba del alce fue lo que ‘mató’ a este modelo de Mercedes, ya que la primera generación del Clase A tuvo muchos problemas en estos test realizados por una publicación de cierto renombre. Aun así, hay que agradecer que gracias a ello, a día de hoy el ESP es obligatorio en todos los coches.

También es justo señalar que estéticamente no era demasiado agraciado, y de hecho la marca alemana cambió su concepción de pequeño monovolumen al vehículo compacto que conocemos hoy. Debido a su problema del ‘casi-vuelco’, la marca tuvo que invertir millones en corregirlo… incluso en unidades ya pedidas y a punto de ser entregadas.

Alfa Romeo Alfetta GTV

coches perder dinero

El Alfetta GTV fue un Alfa Romeo diseñado por Giugaro cuyo objetivo era tomar el relevo del Giulia GT Veloce. La variante de la foto, llamada Turbodelta, fue la más famosa y la que a día de hoy tiene más caché. Montaba un estupendo propulsor V6 Busso con una cilindrada de 2,5 litros.

El dinero que las marcas de automóviles ganan por segundo

Ahora bien, la mecánica estándar era un bloque de 2,0 litros con el que también se movía bien. En líneas generales, fue un coche estupendo… salvo por su fiabilidad. No obstante, el gran problema es que a la firma italiana le costó demasiado producirlo, con la consecuente pérdida de dinero.

Renault Avantime

coches perder dinero

El Avantime fue un modelo que no tenía demasiado sentido ya desde el momento de su concepción. Nació en una época en la que los monovolúmenes estaban de moda, pero pasó por alto detalles que mermaban su practicidad, como una carrocería de tres puertas o poca eficiencia debido a su peso.

Este Renault resultó, eso sí, innovador. Al menos en diseño. Además, tenía un planteamiento premium por calidad de materiales. Las puertas eran enormes y en marcha resultaba excepcionalmente cómodo. Su producción duró muy poco y sus matriculaciones fueron testimoniales.

Ford Edsel

coches perder dinero

Lo que ocurrió con el Edsel podría haber provocado la desaparición de una marca, pero por suerte para la propia Ford, era una empresa demasiado potente. No en vano, le costó a la firma norteamericana la friolera de 250 millones de dólares en los tres años en los que se produjo.

Esto fue entre 1958 y 1961. Su principal inconveniente fue que no gustó a la gente, simple y llanamente. Estaba considerado como un vehículo feo. Además, su propulsor era poco potente y hacía que el Edsel fuese lento, ya que era bastante pesado. Curiosamente, en la actualidad está muy cotizado.

Peugeot 1007

coches perder dinero

El 1007 fue otro de estos coches con los que un fabricante se arriesga. Hay veces que sale muy bien y estos productos son un éxito, y otras en las que el fiasco es de campeonato, como es el caso que ocurrió con este Peugeot. Un pequeño utilitario con tintes de monovolumen de lo más original.

Los carísimos costes de mantenimiento de un Bugatti Chiron Pur Sport

Lo que más llamaba la atención de este francés eran sus puertas, que eran correderas (las dos que tenía. El habitáculo era de lo más amplio y cuatro adultos podían entrar y salir con una comodidad inusitada. Eso sí, dieron algún problema eléctrico y no era la solución más segura del mercado.

NSU Ro80

coches perder dinero

Terminamos con este ranking de coches con los que se perdieron ingentes cantidades de dinero con el NSU Ro80, un vehículo predestinado a triunfar gracias a su buena dotación en materia de seguridad, a un diseño muy agradable y trabajado para su época y a un interior con una amplitud notable.

Bajo el capó contaba con un motor rotativo Wankel (fue la primera berlina en montarlo) que entregaba 115 CV de potencia, pero su combinación con una transmisión semi automática de tres relaciones no era demasiado buena. Existieron defectos que se solventaron con el tiempo; pero ya era tarde para salvar su mala imagen.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.