Si hace unos días te mostramos estos coches deportivos que parecían más rápidos de lo que en realidad eran, hoy queremos irnos al extremo opuesto y enseñarte estos cinco sleepers o, lo que es lo mismo, coches muy potentes y rápidos con apariencia común.

Se suele decir que la belleza está en el interior y, aunque estos coches que te presentamos no son feos, lo verdaderamente bonito está bajo el capó.

Lancia Thema 8.32

coches potentes apariencia común

Este podría definirse como un lobo con piel de cordero, pero de verdad. Una berlina de los años 80 con un aspecto que prácticamente pasa desapercibido en un aparcamiento.

Sin embargo, bajo su capó se esconde un motor V8 de Ferrari, de 3.0 litros de cilindradas que desarrollaba 215 CV y 285 Nm de par, que le permitiría hacer el 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 225 km/h.

Ford Sierra Sapphire RS Cosworth

coches potentes apariencia común

Todo tenemos en la mente la imagen del Ford Sierra RS Cosworth, uno de los grandes deportivos de los 80. Sin embargo, su diseño y, sobre todo, su gran alerón trasero, lo delataba.

Sin embargo, más desapercibido pasaba el Sapphire RS Cosworth, el sedán de cuatro puertas equipado con el mismo bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros con 220 CV y tracción a las cuatro ruedas. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

Mercedes-Benz 300 SEL 6.3

coches potentes apariencia común

El Mercedes-Benz 300 SEL 6.3 fue una genialidad de Erich Waxenberger, a quien se le ocurrió meter el motor V8 de 6.3 litros de un Mercedes 600 en el vano motor de un 300 SEL.

De esta forma, creó una limusina de súper lujo y muy rápida, capaz de alcanzar los 220 km/h y hacer el 0 a 100 km/h en sólo 6,6 segundos, cifras más propias de un deportivo ligero. Sorprendentemente, se fabricaron 6.525 unidades entre 1968 y 1972.

Volvo 850 T5-R

coches potentes apariencia común

Nadie esperaría grandes prestaciones en un coche familiar, al menos en los años 90. Pero Volvo sorprendió en 1994 con el 850 T5-R, un coche desarrollado con la experiencia de la marca sueca en el Campeonato Británico de Turismos (BTCC) y con la colaboración de Porsche.

Montaba un motor de cinco cilindros turbo que entregaba 246 CV que le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en menos de seis segundos. Sólo se fabricaron 5.500 unidades, la mayoría en el mítico color amarillo, y hoy se pagan grandes sumas por una en buen estado.

Audi RS6, otro de los coches potentes y rápidos con apariencia común

Otro de esos coches potentes y rápidos con apariencia común es el Audi RS6 (esta es su historia) de segunda generación (C6). Aparentemente, podía pasar por un Audi A6 normal, pero en el vano motor llevaba un motor V10 TFSI de 5.0 litros con 580 CV y 650 Nm de par, ligado a un cambio automático.

Era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos (4,6 segundos en la variante Avant) y fue el primero RS6 en superar los 300 km/h (exactamente, 303 km/h) en la versión Plus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.