La reducción de las mecánicas y la búsqueda de la máxima eficiencia, tanto en términos de consumo como en lo relativo a la contaminación de los bloques de combustión interna, ha llevado al mercado a ofrecer varios coches deportivos con motores pequeños. Que no te engañe su cilindrada en formato 'mini': son auténticas bombas de relojería. Y en esta lista destacamos varios que nos encantan; tanto modernos, como algunos más antiguos.

Koenigsegg Gemera

coches deportivos con motores pequeños

Comenzamos con esta lista de coches deportivos con motores pequeños con uno que tiene una ligera 'trampa': el Koenigsegg Gemera. Un concepto súper extraño que monta un bloque de 2,0 litros que, combinado con otros tres motores eléctricos, entrega una potencia de más de 1.700 CV.

Evidentemente, con esta cifra es ultra rápido. Pero es que a pesar de tener tres puertas, cuenta con cuatro plazas en su habitáculo. Además, es muy exclusivo, pues solo se fabricarán 300 unidades. Y por supuesto, muy caro: tiene un precio superior a los 1.700.000 euros.

Renault 5 Turbo

coches deportivos con motores pequeños

Renault fabricó hace ya varias décadas uno de los más famosos 'widowmaker' (fabricante de viudas) de la historia de la automoción: el Renault 5 Turbo. Un pequeño modelo que, para empezar, luce espectacular. No se le conoce popularmente como 'culogordo' por nada: ¡mira qué trasera ensanchada!

7 coches deportivos daily car japoneses que puedes comprar nuevos

Fue desarrollado para la competición, pero en 1980 se lanzó al mercado. Su corazón es un bloque de 1,4 litros con cuatro cilindros en línea unido a una transmisión manual de cinco relaciones. En resumen, que sus aproximadamente 160 CV de potencia 'relinchaban' de lo lindo.

Mini John Cooper Works

coches deportivos con motores pequeños

El (prueba) Mini John Cooper Works GP es uno de esos pequeños deportivos que llaman mucho la atención. Sin embargo, quizá nos parezcan todavía más disfrutables los 231 CV de la versión 'normal' que los 300 de esta variante tan radical. En cualquier caso, tiene un comportamiento de lo más divertido y deportivo.

Ambas versiones montan un bloque turbo de gasolina de 2,0 litros y cuatro cilindros que suena de maravilla. Pero es que empuja más de lo que podrías imaginar. Con él, este británico con genes alemanes registra una aceleración de 0 a 100 km/h en únicamente 6,3 segundos. ¿Su peso? Poco más de 1.300 kg.

Caterham Seven

coches deportivos con motores pequeños

Es posible que, de los coches deportivos con motores pequeños de este ranking, el Caterham Seven, al que también puede que conozcas como Lotus, tenga el mejor comportamiento dinámico. Y eso que tampoco es que tenga una potencia que quite el hipo, ni mucho menos.

Hablamos de prácticamente un kart. La versión 165 de mitad de la pasada década monta un bloque de gasolina con solo 660 centímetros cúbicos, 80 CV de potencia y 107 Nm de par motor máximo que cunden mucho. Algo que es lógico por otra parte, pues ofrece con unos 160 CV por cada tonelada de peso.

Mazda RX-7

coches deportivos con motores pequeños

En esta lista no podía faltar un coche japonés, pues los nipones saben un rato de hacer modelos deportivos. Mazda en concreto lanzó a finales de los '70 el RX-7, un coupé muy liviano con un diminuto motor Wankel para impulsarle. Uno de los famosos rotativos que no tenían pistones.

Una mecánica que ha pasado a la historia del automóvil y que tan solo contaba con una cilindrada de 1,1 litros. Ahora bien, sus aproximadamente 135 CV eran bastante respetables teniendo en cuenta lo poco que pesaba el vehículo. Su comportamiento (y sus faros escamoteables) era una de las referencias de su época.

Suzuki Cappuccino

coches deportivos con motores pequeños

Y para seguir con coches deportivos ligeros, qué mejor ejemplo que el del Cappuccino. Este pequeño Suzuki estaba propulsado por un motor de tan solo 0,66 litros de cubicaje, el cual se encontraba ligado a una caja de cambios manual de cinco relaciones... o a una automática de cuatro.

13 superdeportivos increíbles que nunca llegaron a construirse

Los poco más de 60 CV que entregaba eran lo suficientemente poderosos como para mover con brío sus menos de 725 kg. Además, contaba con un techo desmontable por paneles que hacía que pudieras tener bien un coupé, bien un targa o bien un descapotable, según prefirieses en el momento.

Mercedes-AMG A45 S

coches deportivos con motores pequeños

Quizá el modelo que esperabas encontrar el primero, o uno de ellos, en la lista de coches deportivos con motores pequeños, es el (prueba) Mercedes-AMG A45 S 4Matic. Y por supuesto no lo hemos dejado fuera. Y es que estamos hablando del coche de producción con mayor potencia específica de la Historia.

Un modelo con un motor sobrealimentado por turbo de 2,0 litros y cuatro cilindros que entrega la friolera de 421 CV de potencia. Es uno de esos vehículos en los que nada más pegarle dos 'apretones' te das cuenta de que tiene incluso demasiada fuerza. Un misil tierra-tierra; un superdeportivo en formato compacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.