El coche eléctrico tiene una presencia cada vez mayor en el mercado español. De hecho, tan solo en el mes de agosto de 2023, las matriculaciones de vehículos electrificados crecieron más de 60% en comparación con el mismo mes del año anterior. Esto deja claro la gran apuesta que muchos compradores particulares y empresas están haciendo por este tipo de vehículos, lo que lleva a plantear una serie de cuestiones que van más allá de la compra de estos coches enchufables.

Tiene que ver más con aspectos relacionados con el uso cotidiano del vehículo, como las diferentes opciones de recarga de la batería, el tipo de conducción que ofrecen, la ITV o el seguro obligatorio. Y precisamente en el seguro es donde vamos a hacer una parada hoy para esclarecer en qué se diferencia el seguro de un coche eléctrico frente al de un coche de gasolina.

Diferencia entre un seguro para coche eléctrico y uno para coche de combustión: el tipo de póliza

La principal diferencia entre el seguro de un coche eléctrico y el de uno para un coche con motor de gasolina/diésel se encuentra en las coberturas. Se trata de pólizas mucho más específicas, adaptadas a las necesidades que el conductor de un vehículo eléctrico puede tener.

Contar con un completo servicio de asistencia en carretera, poder disponer de una completa red de talleres especializados o incluir o estar cubierto en caso de descarga de la batería son solo algunas de las protecciones que incluyen este tipo de seguros.

Lo primero que debes tener en cuenta para diferenciar el seguro de un coche eléctrico de uno para un vehículo de gasolina es que el primero suele ser a todo riesgo, mientras que para coches con motor de combustión existen diferentes modalidades de seguro (a terceros, a terceros ampliado y a todo riesgo con o sin franquicia).

Las coberturas de un seguro cambian cuando se trata de un coche eléctrico

Además de las coberturas típicas de un seguro a todo riesgo, el seguro para un coche eléctrico debe incluir las siguientes coberturas específicas:

  • Asistencia en carretera sin límite de kilometraje: estar totalmente cubierto en caso de avería mecánica o falta de carga en la batería es un requisito indispensable en este tipo de pólizas para coches eléctricos.
  • Cobertura de recarga: si te quedas tirado en carretera por falta de carga en la batería, el seguro de un coche eléctrico ofrece un servicio de grúa que remolcará tu vehículo hasta un punto de recarga.
  • Libre elección de taller: la compañía aseguradora pondrá a disposición del cliente el acceso a una completa red de talleres especializados en reparación de vehículos eléctricos. Aun así, también ofrecen la libre elección de taller, para que puedas llevar tu coche eléctrico a tu centro de confianza.
  • La batería está cubierta en caso de siniestro: la batería es uno de los puntos clave del sistema de propulsión de un coche eléctrico y también uno de los componentes más caros. Los seguros para vehículos eléctricos incluyen también un servicio que cubre la batería en caso de accidente, lo que te permite ahorrar mucho dinero en costes de reparación.
  • El cable de carga también está cubierto si se produce un robo, incluso si aparcas en la calle y dejas tu coche recargando la batería.

Por tanto, las compañías aseguradoras están actualizando sus productos para adaptarse a las nuevas soluciones de movilidad y los posibles problemas que los conductores pueden encontrar en su día a día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.