Desde hace décadas, Chrysler vive un momento complicado económicamente y estuve a punto de quebrar en 2009, pero FIAT salió al rescate, entonces liderada por Sergio Marchionne. A partir de ahí, empezó un proceso que culminó con la compra total de la marca estadounidense por parte de los italianos en 2014. Y el Chrysler Ypsilon fue el coche que inició el resurgimiento de la marca.

Ahora, tras la formación del Grupo Stellantis, la compañía norteamericana atraviesa un momento mucho más dulce que el de hace una década, como demuestra su ambiciosa estrategia eléctrica para los próximos años. Hace poco, conocíamos el Chrysler Airflow EV concept, el primer vehículo eléctrico que la marca tiene previsto poner en el mercado en 2025.

Chrysler Ypsilon: el coche que inició el resurgimiento de Chrysler

Chrysler Ypsilon

 

Pero mucho antes de todo eso llegó un coche que fue muy importante para Chrysler: el Ypsilon. Tras la unión de FIAT y Chrysler, los modelos de Lancia, una de las marcas del grupo italiano, entraron en algunos mercados, como el norteamericano o el británico, con el logo de Chrysler.

De esta forma, la compañía estadounidense penetraba en un segmento desconocido hasta entonces, el de los utilitarios. Por su parte, Chrysler comercializaba en Europa modelos como el 300C y el Voyager bajo el emblema de Lancia. Esta estrategia marcó el resurgimiento de la compañía de Míchigan.

Un utilitario premium

Chrysler Ypsilon

De esta forma, Chrysler no solo entraba en el segmento B, sino que lo hacía con un vehículo con etiqueta premium, con algunos elementos de equipamiento propios de segmentos superiores en aquella época y con mecánicas eficientes. Por primera vez en esta categoría, los clientes podían acceder a sistemas como el Magic Parking, faros xenón, sistema Blue&Me-TomTom LIVE y el Smart Fuel System.

Además, dependiendo del nivel de acabado, los compradores podían elegir opcionales como el control de crucero, el control automático del climatizador, luces antiniebla, volante multifunción forrado en cuero, sensores de lluvia y luces, sensores de aparcamiento y un largo etcétera.

Diseño elegante

Chrysler Ypsilon

El Ypsilon fue concebido para aquellos conductores que querían un vehículo pequeño y económico, pero cómodo sin tener que renunciar al lujo. Presentaba un diseño elegante, diferente a lo que abundaba en el mercado, con cinco puertas para facilitar el acceso a las plazas traseras, pero con los tiradores ocultos para ofrecer una imagen más deportiva. Así, combinaba practicidad y buena apariencia.

En cuanto a las motorizaciones, el Ypsilon se podía elegir con motor 1.2 litros de cuatro cilindros con 69 CV y el novedoso Twin Air turboalimentado de 0.9 litros y dos cilindros, que producía 82 CV. Este motor fue elegido Motor Internacional del Año 2011. gama se completaba con una opción diésel 1.3 Multijet de 93 CV.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.