Las 50 cámaras que vigilan el uso del cinturón de seguridad comienzan a denunciar

La nueva medida de la DGT, las 50 cámaras que vigilan el uso del cinturón de seguridad, comienzan a funcionar. De esta forma se intentará concienciar del uso del cinturón para evitar un gran número de muertes al volante.

La Dirección General de Tráfico ha anunciado que desde el 11 de noviembre, las 50 cámaras que vigilan el uso del cinturón de seguridad comienzan a denunciar. Hasta ahora, solo se ha enviaba una carta informativa al dueño del vehículo que había cometido la infracción.

Gregorio Serrano, director de Tráfico, ha expresado: “Estos dos meses han servido para que los ciudadanos conozcan que disponemos de estos instrumentos que captan de forma telemática la imagen, y han podido conocer dónde están colocadas las cámaras, ya que su ubicación es pública y puede consultarse en la web de la DGT”. Además ha añadido: “El objetivo no es otro que salvar vidas, porque cada año alrededor de doscientos fallecidos viajan sin hacer uso del cinturón de seguridad, dispositivo que reduce a la mitad el riesgo de muerte”.

Por ahora son 50 las unidades que se encuentran repartidas por el territorio español –listado de donde se encuentran las cámaras de cinturón de seguridad-, aunque se instalarán más hasta sumar 227, las nuevas con su plazo informativo de dos meses. La mayoría de ellas, un 60%, están instaladas en vías convencionales, mientras que e 40% restante, en vías de alta ocupación.

Las cámaras que vigilan el uso del cinturón de seguridad solo captan al conductor del vehículo, es más, la denuncia llega al domicilio con la cara del copiloto pixelada. Según la DGT, “las imágenes captadas por las cámaras están sometidas a un severo control de calidad”. Primero se mandan al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, donde se hace un examen automático mediante técnicas de visión artificial. Si la infracción es positiva, se revisa manualmente por dos operadores, descartando las que hubiese algún atisbo de duda. Por último, se pasa de nuevo otro examen manual, el la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente.

La DGT adquiere 60 radares móviles para las motos de la Guardia Civil

La multa supone 200 euros y la retirada de tres puntos del carné. Si el dueño del vehículo no identifica al conductor, puede tratarse de una infracción muy grave, por lo que se sancionaría con 600 euros.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies