Los coches eléctricos están de moda pero no son, ni de lejos, algo nuevo. Son muchas las marcas que o ya han celebrado o lo harán en los próximos años, el aniversario del nacimiento de su primer modelo eléctrico. En 2022 le toca el turno a BMW, pues se cumple medio siglo desde que vio la luz el BMW 1602 Elektro-antrieb.

Considerado como el primer BMW de “accionamiento eléctrico” (que es lo que significa Elektro-antrieb), lo cierto es que, aunque fuera de manera bastante rudimentaria, ya contaba con el germen de la tecnología que utilizan los cero emisiones actuales. De hecho, es posible considerarlo como el abuelo de la gama ‘i’ de la marca alemana.

PRUEBA: BMW 220i Coupé 2022

Su creación tuvo lugar con motivo de una ocasión especial, los Juegos Olímpicos de 1972, y pareció hacer una premonición de lo que estaba por venir, puesto que justo comenzó la crisis del petróleo.

Se tomó la base de un BMW 1602 y se optó por electrificarlo sin recurrir a cambios visuales, dando como resultado un modelo que no se podían distinguir de la versión de combustión salvo por la ausencia del sistema de escape. Además, se eligió un vistoso color naranja para adornar la carrocería.

BMW 1602 Elektro-antrieb

La cosa cambiaba al abrir el capó delantero, pues en lugar del bloque de gasolina había una hilera de 12 baterías de plomo-ácido estándar de 12 voltios desarrolladas por Varta y suponían un peso de unos 350 kilogramos.

Las pilas alimentaban un pequeño motor de 43 CV de potencia (32 kW) que estaba instalado de manera contigua a las baterías y mandaba toda la fuerza al eje trasero.

Con dicho hardware su rendimiento distaba mucho de los estándares actuales. Necesitaba 8 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y su autonomía teórica era de 61 kilómetros si se circulaba de manera constante a 50 km/h.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.