Fue en el Salón del Automóvil de París 2022 cuando Alpine presentó el Alpenglow, un superdeportivo de competición equipado con un sistema de propulsión que quemaba hidrógeno como combustible. Apenas dos años después, ha mostrado una versión completamente funcional, el Alpine Alpenglow Hy4.

La marca francesa se ha mantenido muy fiel al prototipo, aunque como es lógico ha tenido que hacerlo más funcional de lo que era en forma de concept.

Alpine proyecto W19, el concept secreto de 2007 basado en el Nissan 350Z que no vio la luz

En términos generales mantiene todos los rasgos que mostró originalmente, con un frontal bajo y afilado, grupos óptico angulosos  que parecen difuminarse, una tira led vertical que va desde el paragolpes hasta el interior del habitáculo, musculosos pasos de rueda, toma de aire en el techo, aleta dorsal y un voluminoso alerón.

Alpine Alpenglow Hy4

Pero lo que de verdad interesa del Alpine Alpenglow Hy4 es su apartado mecánico.

Utiliza un chasis de carbono de la categoría LMP3 y monta un motor 2.0 turbo de cuatro cilindros en línea que desarrolla una potencia de 340 CV. Hasta ahí todo normal, pero la peculiaridad es que se alimenta de hidrógeno con inyección directa a 40 bares de presión e inyección de agua para reducir las emisiones de NOx.

Se combina con una caja de cambios secuencial de carreras con embrague centrífugo y, aunque no se ha desvelado su tiempo de aceleración en el 0 – 100 km/h, si se ha concretado que tiene una velocidad punta de unos 270 km/h.

La dificultad de un sistema de propulsión así radica en que el hidrógeno se inyecta en forma de gas, lo que hace que conseguir una mezcla homogénea sea complicado. Además, el hidrógeno puede quemarse a tasas de concentración mucho más variadas (entre un 4 % y un 76 %). Es por eso que es clave conseguir preparar una mezcla homogénea y controlar la térmica de la cámara de combustión.

Alpine Alpenglow Hy4

A esto se suma la presencia de tres depósitos de 2,1 kg cada uno que almacenan el hidrógeno en forma gaseosa y a alta presión: 700 bares.

Bruno Famin, director de Alpine Motorsports, ha declarado: “En nuestro enfoque de participación activa en la descarbonización del motorsport consideramos que la solución del motor de combustión interna de hidrógeno es muy prometedora. Sabemos que el hidrógeno será un paso esencial en la descarbonización de las próximas generaciones de coches de Resistencia y podría llegar también a la Fórmula 1 al evolucionar a un almacenamiento en forma líquida ganar compacidad y rendimiento. Alpenglow es el ejemplo perfecto de esto y un verdadero laboratorio tecnológico sobre ruedas para el desarrollo de los motores de hidrógeno del futuro”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.