Con el abandono de este fin de semana en el Gran Premio de la Emilia Romagna, Fernando Alonso continúa con su racha de infortunios. El asturiano, que se despidió de la carrera al ser golpeado por el Haas del alemán Mick Schumacher, ha mostrado su posibilidad a pesar de los últimos acontecimientos: “Hay que ser positivo”. “Pero nos están pasando todas esas cosas ahora, en este inicio de temporada; así que quedan otras 19 carreras y hay que pensar en la siguiente. El año pasado, después de Imola llevábamos un punto, solamente. El año arrancó de forma negativa; y acabamos ‘súper bien’, ‘súper fuertes’. Así que espero que podamos repetir eso”, ha manifestado el español.

Pero el bicampeón del mundo de Fórmula 1 también se ha referido al hecho del toque con Schumacher, que dejó destrozado su Alpine. “Hemos tenido de nuevo mala suerte, por factores que no están en nuestras manos; que Mick nos tocase, o nos ‘acariciase’, porque el toque no fue fuerte; y nos destruyese el coche completo. A lo que ha añadido: “Ayer vimos que todo el mundo se toca en la salida, que pasa de todo; y que los coches son indestructibles, menos el nuestro, que acaba por romperse en pedazos”.

El garaje privado de Fernando Alonso

La próxima cita en la que podrá quitarse este mal sabor de boca será el GP de Miami, prueba que se celebrará el domingo 8 de mayo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.