Audi 200 Quattro Trans-Am de 1988

A la venta este Audi 200 Quattro Trans-Am de 1988

Ha salido a la venta este Audi 200 Quattro Trans-Am de 1988, un coche de competición para cuyo desarrollo la firma alemana tan solo tuvo dos meses. Está dotado de un motor turbo de cinco cilindros con 510 CV de potencia con el que tuvo que hacer frente a los potentes V8 de los muscle car americanos que tomaban partida en la serie de carreras Trans-Am. Finalmente cosechó un importante palmarés de victorias que le permitió incluso limpiar la imagen de Audi en Estados Unidos.

Ha salido a la venta este Audi 200 Quattro Trans-Am de 1988, un coche de competición para cuyo desarrollo la firma alemana tan solo tuvo dos meses. Está vehículo, que pertenece a Canepa, está dotado de un motor turbo de cinco cilindros con 510 CV de potencia con el que tuvo que hacer frente a los potentes V8 de los muscle car americanos que tomaban partida en la serie de carreras Trans-Am. Finalmente cosechó un importante palmarés de victorias que le permitió incluso limpiar la imagen de Audi en Estados Unidos.

Hablamos de limpiar su imagen porque entre 1983 y 1987, las ventas de la firma alemana cayeron después de una serie de llamadas a revisión del Audi 5000, la cual estaba asociada a una serie de incidentes de aceleración involuntaria vinculado a seis fallecidos y 700 accidentes. Las ventas cayeron en caída libre en noviembre de 1986 tras la emisión de un informe titulado ‘Fuera de Control’ por parte de la CBS y, para más inri, la sociedad estadounidense desconocía los éxitos de Audi Quattro en los rallyes europeos.

Audi 200 Quattro Trans-Am 1988 (75)

Se toma la decisión entonces de participar en la serie Trans-Am, por lo que Herwart Kreiner y su división de competición tenían solo un par de meses para desarrollar un coche apto que pudiera plantar cara a los Corvette, Camaro y Mustang que colmaban la parrilla. Se elige el Audi 200 de cuatro puertas (los otros eran coupés de dos puertas) dotado del sistema de tracción total Quattro y un motor de cinco cilindros y 2.1 litros turbo con 510 CV.

Los pilotos elegidos para ponerse a los mandos del Audi 200 Quattro Trans-Am fueron Hurley Haywood y Hans-Joachim Stuck, directos de las carreras en Le Mans, y desde el WRC, la leyenda viva Walter Röhrl. El 16 de abril de 1988 Audi debuta en la categoría con tres coches en el circuito de Long Beach. El espectáculo estaba servido. Sonido turbo puro frente a los V8 de aspiración natural y cada vez que se realizaba un cambio de marcha, los escapes escupían fuego y enormes llamaradas.

Audi 200 Quattro Trans-Am 1988 (18)

Aunque Audi contaba con menos potencia, en la pista no era tan evidente dada la efectividad del sistema de tracción total, con mayor agilidad y tracción, lo que le permitía trazar curvas de una forma que sus rivales no podían ni imaginar, especialmente en lluvia. Pese a que sus oponentes ofrecían 650 CV, esta potencia se enviaba a los neumáticos traseros, por lo que estas se deterioraban antes y perdían efectividad frente a la tracción total del 200 Quattro Trans-Am.

Haywood finalmente terminó en segunda posición en su debut, consiguiendo la primera victoria en la carrera de Dallas. El dominio de los chicos de Ingolstadt no parecía sentar bien a los veteranos, por lo que se restringió un poco el rendimiento del coche, instaurando a pasar de 1.100 a 1.200 kilogramos, así como restringiendo el flujo de aire para el motor, aunque esto no fue suficiente para detener a un Röhrl magistral que estableció no solo la vuelta más rápida en la última ronda del campeonato, sino otra nueva victoria para su palmarés.

Audi 200 Quattro Trans-Am 1988 (74)

Cuando terminó la temporada, el Audi Quattro había conseguido 8 de las 13 victorias, y había estado hasta 19 veces entre los cinco primeros con los tres coches de los que disponía el equipo. Esto facilitó que consiguieran el campeonato de fabricantes y el de pilotos para Hurley Haywood.

La forma en la que se sabe que se ha causado un verdadero impacto en un campeonato de carreras es cuando al año siguiente ilegalizan el vehículo. En 1989, el SCCA cambiaría la normativa para el Trans-Am, lo que permitía que solo los coches de propulsión trasera pudieran tomar partida, así como la prohibición de todos los coches con motores no americanos. Los días del Trans-Am para Audi habían terminado.

Audi 200 Quattro Trans-Am 1988 (39)

Este ejemplar de 1988 se vendió a AudiSport Sudáfrica en 1989 para que participara en el Wesbank Modified Saloon Championship. Se pilotó tanto en rally como en carreras de resistencia con los colores de Audi en 1989 y 1990, mientras que un año más tarde adoptaría los colores de Minolta y sería impulsado por Terry Moss.

Actualmente está preparado para competir en cualquier categoría ya que se le ha visto en activo en la pista en el Rolex Monterey Motorsport Reunión y en el Sonoma Historics, así como su presencia en el Concurso de Elegancia de Amelia Island. El coche cuenta con una lista completa de piezas de repuesto, incluyendo ruedas, neumáticos lisos, de lluvia, infladores de ruedas, alerón, moldes de la carrocería, panel lateral trasero derecho, panel bajo la puerta, parachoques delantero, toma de aire, parachoques trasero, splitter, bloque motor y escape de repuesto.

Fuente: Canepa

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR